GUERRA ESPIRITUAL

En algunas iglesias evangélicas se enseña a los creyentes a hacerla contra satanás y sus huestes, en algunas iglesias católicas también se maneja dicho término aunque diferente forma.

¿ tiene sustento bíblico dicha doctrina y cual es la forma correcta ?

La lucha del cristiano es a dos frentes que si bien son dos terrenos diferentes, a veces uno se convierte en plataforma de otro.

Ellos son: el mundo espiritual e invisible que nos rodea en el cual la Biblia menciona varias veces y Pablo en Ef 6:12 nombra los actores:

Porque nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los poderes de este mundo de tinieblas, contra las huestes espirituales de maldad en las regiones celestiales ("epiuranos" en el Texto griego).

Este mundo es generalmente el motor de muchos sucesos que ocurren en el mundo visible. Con Job tenemos un ejemplo, Dios y el diablo en una apuesta que por consecuencia termina en La prueba que Job tuvo que soportar ( Job 1 y 2).

Jesús fue muy conciente de los sucesos del mundo espiritual en su ministerio. Citaré un par de ejemplos:

Lucas 22:31,

Dijo también el Señor: Simón, Simón, he aquí Satanás os ha pedido para zarandaros como á trigo

Juan 12:31,

"Ya está aquí el juicio de este mundo; ahora el príncipe de este mundo será echado fuera.

El diablo aparte de estar acusando hermanos desde el Cielo ( Ap 12:10) tiene autoridad limitada hasta el cumplimiento de los tiempos de la regeneración de la tierra, por eso se le llama " príncipe de la potestad del aire " y en ese terreno ( aire / primer cielo / "aeros" en el Texto griego ) sus súbditos operan influenciando a los que no están en Cristo:

Ef 2:2,

en los cuales anduvisteis en otro tiempo según la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia

Queda demostrado aquí uno de los terrenos que es el mundo espiritual o invisible.

Nuestras armas aquí son la oración y el ayuno, tal cual Daniel que oró y ayunó por veintiún días ( Dn 10:1-3) para que las potestades actuales en las regiones celestes fuesen desplazadas por las huestes de Dios:

Entonces me dijo: "No temas, Daniel, porque desde el primer día en que te propusiste en tu corazón entender y humillarte delante de tu Dios, fueron oídas tus palabras, y a causa de tus palabras he venido.
Pero el príncipe del reino de Persia se me opuso por veintiún días, pero Miguel, uno de los primeros príncipes, vino en mi ayuda, ya que yo había sido dejado allí con los reyes de Persia. ( Dn 10:12-13).

Ahora queda el otro frente citado: el corazón humano.

Aquí es donde se da la batalla individual de cada creyente. Una batalla diaria la cual nuestro accionar repercutirá tanto en el mundo visible como el invisible.

Sabemos que somos criaturas en estado de caída redimidos por Cristo, con una libertad de decisión accionada por medio del Espíritu Santo ( Rom 8:26), ya que sin Él somos completamente esclavos de nuestras pasiones por ser portadores del pecado original ( Rom 3:23).

En este terreno es donde aflora nuestra maldad al ser tentados por nuestros deseos corrompidos ( traducido generalmente como concuspicencia )

Stg 1:13-15,

13 Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie;

14 sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido.

15 Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte.

Marcos 7:20-23,

20 Pero decía, que lo que del hombre sale, eso contamina al hombre.

21 Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios,

22 los hurtos, las avaricias, las maldades, el engaño, la lascivia, la envidia, la maledicencia, la soberbia, la insensatez.

23 Todas estas maldades de dentro salen, y contaminan al hombre.

Por último , la realidad demoníaca espiritual en algunos casos toma como plataforma al campo del corazón humano. 
Esto lo vemos cuando somos tentados ,como le pasó a Jesús en el desierto ( Mt 4:1-11) o a Adam y Eva en el Edén ( Gn 3).O con Ananias y Safira:

Hch 5:3,

Mas Pedro dijo: Ananías, ¿por qué ha llenado Satanás tu corazón para mentir al Espíritu Santo, y quedarte con parte del precio del terreno?

Jesús mandaba velar y orar para no caer en tentación:

Mt 26:41,

"Velen y oren para que no entren en tentación; el espíritu está dispuesto, pero la carne es débil."

También se da el caso que el campo del corazón corrompido humano usa como plataforma el medio espiritual para obtener resultados. Invocando demonios o haciendo sacrificios y toda clase de rituales para pactar con ellos.

Nuestro deber como cristianos es hacer como dice Santiago en el 4:7:

Por tanto, someteos a Dios. Resistid, pues, al diablo y huirá de vosotros.

Y como Iglesia se aplica lo mismo que le fue encomendado a los 72 :

Lucas 10:2-12,

2 Jesús les dijo:

«Son muchos los que necesitan entrar en el reino de Dios, pero son muy pocos los que hay para anunciar las buenas noticias. Por eso, pídanle a Dios que envíe más seguidores míos, para que compartan las buenas noticias con toda esa gente. 3 Y ahora, vayan; pero tengan cuidado, porque yo los envío como quien manda corderos a una cueva de lobos.

4 »No lleven dinero, ni mochila ni zapatos, ni se detengan a saludar a nadie por el camino. 5 Cuando lleguen a alguna casa, saluden a todos los que vivan allí, deseándoles que les vaya bien. 6 Si la gente merece el bien, el deseo de ustedes se cumplirá; pero si no lo merece, no se cumplirá su deseo. 7 No anden de casa en casa. Quédense con una sola familia, y coman y beban lo que allí les den, porque el trabajador merece que le paguen.

8 »Si entran en un pueblo y los reciben bien, coman lo que les sirvan, 9 sanen a los enfermos, y díganles que el reino de Dios ya está cerca. 10 Pero si entran en un pueblo y no los reciben bien, salgan a la calle y grítenles: 11 “No tenemos nada que ver con ustedes. Por eso, hasta el polvo de su pueblo lo sacudimos de nuestros pies. Pero sepan esto: ya está cerca el reino de Dios”. 12 Les aseguro que, en el día del juicio, Dios castigará más duramente a la gente de ese pueblo que a la de Sodoma.»

Y también lo que nos mandó después de resucitar en Mt 28:19,

Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;

Pero para eso se necesita el Poder de Dios por medio del Espíritu Santo, por eso Jesús dijo que recibiríamos Poder de lo alto en Hch 1:8,

pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.