Alma y espíritu (análisis)

* Todos los niveles del ser humano explicado desde textos citados:

NEFESH: es el nivel más elemental de todos los niveles, responsable del funcionamiento de la dimensión vital del cuerpo y es también quien la activa. 
Deuteronomio 12:20 “Cuando tu nefesh ( alma ) desea comer carne”. 
Job 33:20 “Su nefesh (alma) debe aborrecer la comida delicada”.
Vemos en Deuteronomio 12:20 que el deseo de comer, que es elemental en todo ser vivo está regido por nefesh. En Job 33:20, describe que aborrece la comida delicada, también aquí explica de instintos, niveles elementales.

NESHAMÁ: nivel intelectual que guía al ser humano. Su función es la de orientar y corregir las características negativas, también sobreponerse a las bajas pasiones y encausar los poderes personales hacia el servicio Divino. 
Job 32:8 “Ciertamente ruaj hay en el hombre, La neshamá (Inspiración) del Todopoderoso le da a los hombres entendimiento”.
Ese entendimiento divino es con el fin de ser mejores, de poder llegar a comprender su divinidad,

JAIÁ: llamada así porque su vida (jai) la vida de la persona, proviene, deriva del Todopoderoso.
Salmos 143:3 “El enemigo ha perseguido mi alma (nafshi), aplastó jaiati (mi vida) sobre la tierra, me hizo morar en las penumbras, como los muertos del mundo”.
Vemos que describe David que el enemigo lo persigue con el fin de matarlo, con el fin de acabar su vida, acabar con el aliento divino que existe en él.

IEJIDÁ: llamada así, porque se refiere a la singularidad del alma, cada uno tiene un alma diferente, cada cual es especial, esa alma especial puede llegar a niveles muy altos en espiritualidad.
Salmos 35:17 “…rescata mi alma (nafshi) de sus destrucciones, iejidati (mi unidad) de los leones”.
En su oración David pide que lo especial y singular que tiene él que lo diferencia de los demás que es su Iejidá, no se acabe, que no sea echado a los leones, sino que todavía viva y exista y que lo libre de que sea alcanzado por las manos de sus enemigos.

RUAJ: responsable del aspecto espiritual y de su carácter. El ruaj es el poder que despierta los deseos, las pasiones, las aspiraciones en si todas las cualidades del hombre. La facultad de elegir entre el bien y el mal ( voluntad ). 
Eclesiastés 7:9 “No te apresures a enojarte con tu ruaj”.
Proverbios 29:11 “El tonto da rienda suelta a su ruaj (espíritu ).”
En Eclesiastés 7:9, es una emoción que tiene relación directa con el ruaj y es el enojo. En Proverbios 29:11, describe también que un tonto da rienda suelta a su ruaj, porque él no mide la consecuencia de sus emociones, no tiene cordura de sus actos y muchas veces hiere, hace daño y también repercute en otras personas despertando muchas veces el sentimiento de cólera e ira en contra suya.

LEB: corazón es un concepto intuitivo, simbólico, que más allá de lo físico y lo metafórico, hace referencia a algo interior al hombre, en cuanto designa la unidad y la totalidad del ser humano. El corazón, ese órgano biológico situado en el centro físico de la persona, que es el motor de su vida y que, al pararse, produce la muerte, ha sido usado para señalar, prácticamente en todas las culturas, no sólo el núcleo de la vida física, sino también la existencia humana en su integridad físico-espiritual.
En el Antiguo Testamento en corazón (lêb) también encontramos los dos sentidos: el directo o físico y el figurado o simbólico. El lêb es el centro de la vida psíquica y espiritual del hombre y no sólo de la vida sensitiva; hasta el punto de que se confunde en algunos textos (1Sam 2,35; Dt 6,5) con el alma -si es que se puede traducir así el vocablo nephesh. En resumen, del corazón humano surgen los sentimientos y las emociones, pero también es el lugar de la inteligencia y de la voluntad (1Re 8,17).

* Si bien estos términos vienen del hebreo y son suficientes para explicar gran parte de la complejidad interior en el ser humano, veamos ahora sus correlativos en griego a la luz del Nuevo Testamento y extensión de dichos conceptos:

NEFESH = PSIJEN 
Marcos 8:36: "Porque ¿qué aprovechará el hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma?"
En algunas versiones aparece la palabra " alma " mal traducida por " vida "

RUAJ = PNEUMA 
Marcos 14:38: "Velen y oren para que no entren en tentación; el espíritu está dispuesto, pero la carne es débil."
También es la sustancia invisible al plano físico, la cual vincula al hombre con el mundo espiritual.
Lucas 23:46: "Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu."

LEB = KARDIOS
Efesios 1:18 :" que los ojos de vuestro corazón sean iluminados, para que sepáis cuál es la esperanza de su llamamiento, cuáles son las riquezas de la gloria de su herencia en los santos".
En algunas Biblias la palabra "corazón" aparece mal traducida por "entendimiento".

JAIA = ZOE. Hace alusión a la vigorización sea del cuerpo o del espíritu al estar en ese estado de vivificación.
1 Cor 15:45: "Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán en alma viviente; el postrer Adán, en Espíritu vivificante."

Con respecto a la palabra " vida " tenemos en griego otra palabra que es " BIU ". Dicho vocablo hace alusión al período de tiempo comprendido entre el nacimiento y la muerte.
Lucas 8:14: “…los afanes y las riquezas y los placeres de la vida”

NESHAMAH = si bien en la LXX en Job 32:8 la palabra usada es " PNOE " haciendo alusión a la capacidad reflejada por el entendimiento humano, cuando hablamos de "Inspiración Divina" en el hombre la palabra usada es " THEOPNEUSTOS " (2 Tim 3:16):
"Toda Escritura es Inspirada por Dios ( Theopneustos ) y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia"
En este caso si estudiamos dicho contexto es Dios quien obra a través del hombre en la redacción de la Escritura.
En griego existe el concepto " NOIA " que se traduce por mente y es más específico al describir la potencia intelectual del alma. 
1 Cor 2:16:" Porque ¿QUIEN HA CONOCIDO LA MENTE DEL SEÑOR, PARA QUE LO INSTRUYA? Pero nosotros tenemos la mente ( NUN ) de Cristo."
En hebreo lo más parecido es BAQUIRAM, que significa  "interior " y en la LXX aparece como "DIANOIAN " en Jer 31:33:
" Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo."

IEJIDA = HYPOSTASIS. Esta palabra aparece solo en Heb 1:3 haciendo alusión a la unidad indivisible de Dios. 
"El cual siendo el resplandor de su gloria, y la misma imagen de su sustancia (hypostasis)".
Es un concepto judeoalejandrino proveniente de Filón (25 AC - 50 DC).

THELEMA = voluntad, capacidad de decisión. 
2 Ped 1:21: "pues ninguna profecía fue dada jamás por un acto de voluntad ( "Thelemati" ) humana, sino que hombres inspirados por el Espíritu Santo hablaron de parte de Dios."
En el Antiguo Testamento la palabra más cercana es "RATSON " , cual la vemos en el Salmo 40:8
Esto se deduce desde Hebreos 10:7 cuando se cita dicho Salmo de la LXX usando también la palabra "THELEMA " como correlativa:
" Me deleito en hacer Tu voluntad, Dios mío; Tu ley está dentro de mi corazón."

SYNEIDESEOS = conciencia. Voz moral innata en la cual se revelan los conceptos del bien y del mal. 
Romanos 2:15: "Porque muestran la obra de la Ley escrita en sus corazones, su conciencia dando testimonio, y sus pensamientos acusándolos unas veces y otras defendiéndolos".
En el Antiguo Testamento la palabra más cercana es "KILYAH" cuyo verdadero significado es riñón, entraña. Pero en el contexto citado es la que más se adecua a " conciencia". Esto lo vemos en el Salmo 16:7: "Bendeciré al SEÑOR que me aconseja; en verdad, en las noches mi conciencia me instruye".
Aparte que la LXX usa la palabra " SYNETISANTA " ( de "synesis ") en dicho Salmo.

II “Corpore et anima unus”

362 La persona humana, creada a imagen de Dios, es un ser a la vez corporal y espiritual. El relato bíblico expresa esta realidad con un lenguaje simbólico cuando afirma que "Dios formó al hombre con polvo del suelo e insufló en sus narices aliento de vida y resultó el hombre un ser viviente" (Gn 2,7). Por tanto, el hombre en su totalidad es querido por Dios.

363 A menudo, el término alma designa en la Sagrada Escritura la vida humana (cf. Mt16,25-26; Jn 15,13) o toda la persona humana (cf. Hch 2,41). Pero designa también lo que hay de más íntimo en el hombre (cf. Mt 26,38; Jn 12,27) y de más valor en él (cf. Mt 10,28; 2M 6,30), aquello por lo que es particularmente imagen de Dios: "alma" significa el principio espiritual en el hombre.

364 El cuerpo del hombre participa de la dignidad de la "imagen de Dios": es cuerpo humano precisamente porque está animado por el alma espiritual, y es toda la persona humana la que está destinada a ser, en el Cuerpo de Cristo, el templo del Espíritu (cf. 1 Co 6,19-20; 15,44-45):

«Uno en cuerpo y alma, el hombre, por su misma condición corporal, reúne en sí los elementos del mundo material, de tal modo que, por medio de él, éstos alcanzan su cima y elevan la voz para la libre alabanza del Creador. Por consiguiente, no es lícito al hombre despreciar la vida corporal, sino que, por el contrario, tiene que considerar su cuerpo bueno y digno de honra, ya que ha sido creado por Dios y que ha de resucitar en el último día» (GS 14,1).

365 La unidad del alma y del cuerpo es tan profunda que se debe considerar al alma como la "forma" del cuerpo (cf. Concilio de Vienne, año 1312, DS 902); es decir, gracias al alma espiritual, la materia que integra el cuerpo es un cuerpo humano y viviente; en el hombre, el espíritu y la materia no son dos naturalezas unidas, sino que su unión constituye una única naturaleza.

366 La Iglesia enseña que cada alma espiritual es directamente creada por Dios (cf. Pío XII, Enc. Humani generis, 1950: DS 3896; Pablo VI, Credo del Pueblo de Dios, 8) —no es "producida" por los padres—, y que es inmortal (cf. Concilio de Letrán V, año 1513: DS 1440): no perece cuando se separa del cuerpo en la muerte, y se unirá de nuevo al cuerpo en la resurrección final.

367 A veces se acostumbra a distinguir entre alma y espíritu. Así san Pablo ruega para que nuestro "ser entero, el espíritu [...], el alma y el cuerpo" sea conservado sin mancha hasta la venida del Señor (1 Ts 5,23). La Iglesia enseña que esta distinción no introduce una dualidad en el alma (Concilio de Constantinopla IV, año 870: DS 657). "Espíritu" significa que el hombre está ordenado desde su creación a su fin sobrenatural (Concilio Vaticano I: DS 3005; cf. GS 22,5), y que su alma es capaz de ser sobreelevada gratuitamente a la comunión con Dios (cf. Pío XII, Humani generis, año 1950: DS 3891).

368 La tradición espiritual de la Iglesia también presenta el corazón en su sentido bíblico de "lo más profundo del ser" "en sus corazones" (Jr 31,33), donde la persona se decide o no por Dios (cf. Dt 6,5; 29,3;Is 29,13; Ez 36,26; Mt 6,21; Lc 8,15; Rm 5,5).

Fuentes de consulta:

A- Rodolfo bar Lev

B- http://www.vatican.va/archive/catechism_sp/p1s2c1p6_sp.html