Purgatorio ¿es real?, ¿Qué es?

Texto extraído del Catecismo de la Iglesia Católica:

III. La purificación final o purgatorio

1030 Los que mueren en la gracia y en la amistad de Dios, pero imperfectamente purificados, aunque están seguros de su eterna salvación, sufren después de su muerte una purificación, a fin de obtener la santidad necesaria para entrar en la alegría del cielo.

1031 La Iglesia llama purgatorio a esta purificación final de los elegidos que es completamente distinta del castigo de los condenados. La Iglesia ha formulado la doctrina de la fe relativa al purgatorio sobre todo en los Concilios de Florencia (cf. DS 1304) y de Trento (cf. DS 1820; 1580). La tradición de la Iglesia, haciendo referencia a ciertos textos de la Escritura (por ejemplo 1 Co 3, 15; 1 P 1, 7) habla de un fuego purificador:

«Respecto a ciertas faltas ligeras, es necesario creer que, antes del juicio, existe un fuego purificador, según lo que afirma Aquel que es la Verdad, al decir que si alguno ha pronunciado una blasfemia contra el Espíritu Santo, esto no le será perdonado ni en este siglo, ni en el futuro (Mt 12, 31). En esta frase podemos entender que algunas faltas pueden ser perdonadas en este siglo, pero otras en el siglo futuro (San Gregorio Magno, Dialogi 4, 41, 3).

1032 Esta enseñanza se apoya también en la práctica de la oración por los difuntos, de la que ya habla la Escritura: "Por eso mandó [Judas Macabeo] hacer este sacrificio expiatorio en favor de los muertos, para que quedaran liberados del pecado" (2 M 12, 46). Desde los primeros tiempos, la Iglesia ha honrado la memoria de los difuntos y ha ofrecido sufragios en su favor, en particular el sacrificio eucarístico (cf. DS 856), para que, una vez purificados, puedan llegar a la visión beatífica de Dios. La Iglesia también recomienda las limosnas, las indulgencias y las obras de penitencia en favor de los difuntos:

«Llevémosles socorros y hagamos su conmemoración. Si los hijos de Job fueron purificados por el sacrificio de su padre (cf. Jb 1, 5), ¿por qué habríamos de dudar de que nuestras ofrendas por los muertos les lleven un cierto consuelo? [...] No dudemos, pues, en socorrer a los que han partido y en ofrecer nuestras plegarias por ellos» (San Juan Crisóstomo, In epistulam I ad Corinthios homilia 41, 5).

Argumentos Bíblicos en pos de su existencia:

1 Cor 3:13-15: 13,

la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará.

14 Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa.

15 Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego.

Crítica:

El Texto de Corintios hace mención a la obra de cada uno:

1- la obra de los colaboradores sera probada, si ahí estuviera implícito el purgatorio seria una prestación exclusiva de los colaboradores como Pablo, Pedro y Apolos.

2- es cita menciona que se probara la calidad de la obra de los colaboradores, no que se purificara.

3- esa cita menciona que lo que se probará es la calidad de la obra, no del alma del colaborador.

4- es cita implica que la obra produce un premio o galardón que no es la salvación

5- es cita expone que la obra sera puesta a prueba en vida y aquí en la tierra, no después de la muerte, aunque el premio o galardón si se recibirá después.

6- Si la obra resiste, el colaborador recibe premio o galardón, y este definitivamente no es la salvación ya que esta se obtiene por separado.

Para que quede claro lo explicaré con ejemplos.

a) Un colaborador que se esfuerza y es fiel, su obra resiste la prueba, él se salva y aparte recibe un adicional llamado galardón, premio, etc.

b) Un colaborador que es fiel, pero la obra que sobreedifica no resiste la prueba y es destruida por se edificada sobre hojarasca, a pesar de ello, él fue fiel y logro salvarse, pero NO RECIBE EL GALARDON ADICIONAL.

c) Un colaborador que sobre edifica bien, la obra resiste la prueba, pero el tropieza y se separa del cuerpo de Cristo, muere y se va a la condenación, tampoco recibira su galardon por haber sido infiel.

d) Un colaborador que edifica sobre paja y hojarasca, su obra no resiste y se pierde, él no es fiel tampoco y se va al mundo, muere y se condena, obviamente tampoco recibe galardón.

1 Pedro 1:7,

para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo

Crítica:

Aquí habla de purificar la fe, no habla de la purificación del alma por los pecados cometidos.

Otros Textos citados para querer demostrar la existencia del purgatorio son Mateo 5:25-26 y Lucas 12:57-59.

Lo de Mateo 5:26 y Lucas 12: 57-59

Crítica:

Con respecto a lo del último centavo (o mejor dicho cuadrante o blanca como dicen los evangelistas) se aplica en vida. Es como la historia del pecado entre David y Bestsabé, en la cual si bien Dios no deshechó a David como hizo con Saul, más adelante después de la falta que cometió pagó sus consecuencias con Absalom 
Lo que hizo en secreto con Betsabe , Lo pagó en público con Absalom .

Aquí está la sentencia de lo ocurrido más adelante:

Entonces Natán le dijo a David:

7 —¡Tú eres ese hombre! El SEÑOR Dios de Israel dice: “Te elegí para que fueras el rey de Israel. Te libré de Saúl. 8 Dejé que tomaras a la hija de tú amo y a sus esposas, y te di las hijas de Israel y Judá. Y si no fuera suficiente, te habría dado aún más. 9 ¿Por qué entonces ignoraste mi mandato e hiciste lo que me desagrada? Dejaste que los amonitas mataran a Urías el hitita para quedarte con su esposa. Es como si tú mismo lo hubieras matado en batalla. 10 ¡Por eso tu familia jamás tendrá paz! Al tomar a la esposa de Urías el hitita, me despreciaste”. 11 Ahora el SEÑOR dice: “Traeré desastre contra ti, y vendrá de tu misma familia. Tomaré a tus mujeres y se las entregaré a un hombre cercano a ti. Él dormirá con ellas y todo el mundo lo sabrá. 12 Tú te acostaste con Betsabé a escondidas, pero tu castigo estará a la vista de todo Israel”.

13 Entonces David reconoció ante Natán diciendo:

—He pecado contra el SEÑOR.

Natán le dijo a David:

—El SEÑOR te perdonará incluso este pecado, no morirás. 14 Porque en este asunto tú le has faltado gravemente al respeto al SEÑOR, tu hijo sí morirá.
( 2 Sam 12:7-14)

Todo lo demás se cumple en 2 Sam 15-18 con Absalom.

1 Pedro 3:18-19,

18 Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu;

19 en el cual también fue y predicó a los espíritus encarcelados,

Crítica:

Los espiritus encarcelados de 1 Pedro 3:18-19 son los que se quedaron en el hades antes de Cristo, como el rico de la historia de Lázaro ( Lc 16:19-31).
Además no dice que fueron purificados.

Job 1:5,

5 Y acontecía que habiendo pasado en turno los días del convite, Job enviaba y los santificaba, y se levantaba de mañana y ofrecía holocaustos conforme al número de todos ellos. Porque decía Job: Quizá habrán pecado mis hijos, y habrán blasfemado contra Dios en sus corazones. De esta manera hacía todos los días.

Crítica:

Los hijos de Job por los cuales él hacía sacrificios por ellos aún no habían muerto. Mueren más adelante en Job 1:18-19.

2 Mac 12:46,

Por eso mandó hacer este sacrificio expiatorio en favor de los muertos, para que quedaran liberados del pecado.

Crítica: 

No existe en la Ley de Moisés versículo alguno que avale esta doctrina. En las indicaciones acerca de los sacrificios y rituales no hay indicación alguna ni hecho que la confirme.

Conclusión:

Hebreos 9:27,

Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio

Hebreos 10:12-14,

12 pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios,

13 de ahí en adelante esperando hasta que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies;

14 porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados.

1Juan 1:7-9,

7 pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado.

8 Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros.

9 Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.

Si pecamos y lo confesamos Su sangre nos purifica de todo pecado
Ya nos hizo perfectos. 
Si el sacrificio de Cristo nos hace perfectos no hay necesidad de purgatorio.

Otras consideraciones:

A -Vemos que el purgatorio según los católicos, es la doctrina que el alma tendrá una purificación final por las faltas leves que se hayan hecho.

Ellos basan parte de esa doctrina en el texto de 1 Cor 3:13, Sin embargo resulta incomprensible que el pasaje estrella en el NT que utilizan los católicos no habla absolutamente nada sobre purificar el alma.

“La obra de cada uno será manifestada: porque el día la declarará; porque por el fuego será manifestada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego hará la prueba.” 1 Corintios 3:13

El fuego es para probar, no purificar, esto se ve claramente en el uso de la palabra "δοκιμάζω" (dokimazō) que esta relacionada con probar o evaluar algo.

Este es rectificado con el uso "ὁποῖος" (hopoios) que es un pronombre relativo a la calidad de algo.

Por lo tanto el texto no habla de la purificación del alma, sino de la prueba de fuego para la obra de quien edifica, la cual será probada (v.13) pues nadie puede poner otro fundamento que no sea Jesucristo (v.11).

¿Qué representa el “fuego” de la ilustración de Pablo en 1 Corintios 3:12, 13, y de qué debemos ser conscientes todos los cristianos? 
Hay un fuego al que todos nos enfrentamos en la vida: las pruebas de nuestra fe (Juan 15:20; Santiago 1:2, 3). Se probará a todos aquellos a quienes enseñamos la verdad. Si no les enseñamos bien, las consecuencias pueden ser desastrosas, como advirtió Pablo (1 Corintios 3:15).

B- Según  2° Macabeos 12:46 ya antes mencionado:

"Es, pues, un pensamiento santo y saludable rogar por los difuntos, a fin de que sean libres de las penas de sus pecados."

No obstante, tenemos malas noticias para quienes pretenden sustentar bíblicamente el Purgatorio con 2° Macabeos 12:46. Este versículo tiene algunas heridas mortales que lo dejan totalmente fuera de cualquier consideración.

Una de estas heridas a considerar se basa en una explicación que amerita la comprensión total del relato de 2° Macabeos 12. Dice así:

"Al día siguiente fue Judas con su gente para traer los cadáveres de los que habían muerto en el combate, y enterrarlos con sus parientes en las sepulturas de sus familias; y encontraron debajo de la ropa de los que habían sido muertos algunas ofrendas de las consagradas a los ídolos que había en Jamnia, cosas prohibidas por la ley a los judíos (*Deuteronomio 7:25-26); con lo cual conocieron todos evidentemente que esto había sido la causa de su muerte. Por tanto, bendijeron a una los justos juicios del Señor, que había manifestado el mal que se quiso encubrir; y en seguida poniéndose en oración rogaron a Dios que echase en olvido el delito que habían cometido. Al mismo tiempo el esforzadísimo Judas exhortaba al pueblo a que se conservase sin pecado, viendo delante de sus mismos ojos lo sucedido por causa de las culpas de los que habían sido muertos. Y habiendo recogido en una colecta que mandó hacer doce mil monedas de plata, las envió a Jerusalén, a fin de que se ofreciese un sacrificio por los pecados de estos difuntos, teniendo, como tenía, buenos y religiosos sentimientos acerca de la resurrección. (Pues si no esperara que los que habían de resucitar, habría tenido por cosa superflua e inútil rogar por los difuntos), y porque consideraba que a los que habían muerto después de una vida piadosa, les estaba reservada una gran misericordia. Es, pues, un pensamiento santo y saludable rogar por los difuntos, a fin de que sean libres de las penas de sus pecados." (2° Macabeos 12:39-46, Biblia de Félix Torres Amat)

Según la doctrina del Purgatorio, quienes tienen como destino el Infierno, no tienen segundas oportunidades. Solo quienes mueren en la gracia y en la amistad de Dios, pero imperfectamente purificados, visitan el Purgatorio luego de su muerte. 

Las mencionadas en 2° Macabeos 12:46 habían sido culpables de un acto que es ABOMINACION a los ojos de Dios: el tomar ofrendas consagradas a los ídolos (Deuteronomio 7:25-26) "y encontraron debajo de la ropa de los que habían sido muertos algunas ofrendas de las consagradas a los ídolos que había en Jamnia, cosas prohibidas por la ley a los judíos con lo cual conocieron todos evidentemente que esto había sido la causa de su muerte". Por lo tanto, esta actitud habría enviado a esos hombres, no al Purgatorio, sino al infierno, del cual nadie los puede sacar. De allí que la idea de orar por ellos es inútil, y difícilmente podría aceptarse como buena base (...y "bíblica"...) para aceptar la doctrina del Purgatorio.

C- Uno de los textos del Nuevo Testamento que se emplea (mal) para probar la existencia del purgatorio es Mateo 12:32, “A cualquiera que dijere alguna palabra contra el Hijo del Hombre, le será perdonado; pero al que hable contra el Espíritu Santo, no será perdonado, ni en este siglo ni en el venidero”. El argumento católico es que en el cielo no hay pecado y que no se refiere al infierno porque en el infierno no habrá perdón; por eso, tiene que ser purgatorio.

Una de las reglas más importantes para entender y explicar textos bíblicos es que se tome en cuenta lo que dicen los textos paralelos. Marcos 3:29 es paralelo con Mateo 12:32. Mateo y Marcos hablan de la misma ocasión y las palabras de Marcos explican perfectamente las palabras de Mateo, diciendo, “pero cualquiera que blasfeme contra el Espíritu Santo no tiene jamás perdón, sino que es reo de juicio eterno”. La frase “no tiene jamás perdón” equivale a “no será perdonado, ni en este siglo ni en el venidero”. Indudablemente el texto en Marcos fija el significado verdadero de las palabras de Mateo.

Además, otro texto paralelo es Lucas 12:10 dice, “no le será perdonado”. Estos dos textos (Marcos 3:29; Lucas 12:10) explican perfectamente lo que Mateo dice (12:32): Dicen que nunca tiene perdón. Ergo: si no hay perdón tampoco purificación y ahí choca la doctrina errada del Purgatorio.

El Purgatorio visto a la Luz de la Tradición:
 
Tampoco hay que reducir la existencia del purgatorio a una cuestión de exegesis. Porque si bien desde un punto de vista crítico hay incongruencias, los Dogmas no dependen meramente de un método sino de una Tradición previa vertida sobre los Textos Sagrados.
 
Dejo tres comentarios del Hermano Volkov del Patriarcado de Moscú:
 
"un ortodoxo de nacimiento por ejemplo no señala como diferencia real el purgatorio"
 
"un ortodoxo te dice: si, nosotros no hablamos de purgatorio, con ese nombre no, pero si creemos que debe haber una purificacion previa para poder estar con Dios porque nada impuro puede soportar su presencia"
 
"asi que ni le encuentran sentido a discutir eso".
 
Dejo ahora información oficial de la Iglesia Ortodoxa Rusa y su práctica concerniente a la oración por los difuntos.
 
What the ORTHODOX BELIEVE Concerning prayer for the dead
 
"If I may respectfully ask, in what sense do the Orthodox pray for the souls of the departed? As you know, this is not a practice within Protestantism."
 
You ask in what sense do we pray for the souls of the departed. Why, in the same sense that we pray for the souls of those with us because Christ is Risen, trampling down death by death. The barrier between living and dead has been eliminated due to the Resurrection of Christ. Those who are departed are just as much with us and just as much a part of the Church as those who we see living on this earth. There is no longer any separation. And so not only do we pray for them, but they also pray for us; in the same way that you might ask your friends to pray for you and in turn pray for them so also do we pray for each other without concern for the separation of death.
 
When we pray for either the living or the dead we use the same prayer: "Lord have mercy", to express our desires. We do not know what to pray for even for those with whom we live because only God knows what is best for our salvation, and so we say "Lord have mercy". Likewise we do not know the needs and concerns of the departed, but God does and trusting in His knowledge we say, "Lord have mercy"
 
We do know that, like all of us, those who have departed require forgiveness of sins, and that they look for a "place of rest" in the bosom of Christ and so we make this petition, that God will provide these things, but again as for specifics about how this should happen we simply conclude with "Lord have mercy".
 
Some of the confusion might occur in that most Protestant confessions teach that the judgment after death determines the eternal state of the soul. Not so, according to the Tradition and teaching of the Orthodox Faith. The particular judgment immediately after death only determines the state and "residence" of the soul in the spiritual world and that judgment is based on who our spiritual "friends" are. Do we have more converse with angels or demons? Do we devote ourselves more to the saints or to sinners? Are we attached to the world or to the Kingdom of God? Do we act like Satan or Christ? Whatever we are like, there we are placed in the spiritual world. And the demons are diligent in attempting to demonstrate that we are tied to them and not to Christ and so any and every unconfessed sin, no matter how seemingly small and insignificant is brought out by them as accusations against us and the angels on the other hand counter this accusation by a description of our righteous deeds which indicate our change of heart and life. But do not confuse this particular judgment and temporary disposition with the eternal disposition of the soul to be determined at the Great Judgment. Then, the soul being reunited with the body thanks to the general resurrection, each person will be judged by God Who sees within either the spark of grace or none and those who have that spark will be brought into the Kingdom of God and those who do not will be cast into outer darkness - finally and eternally. So you see that when we pray for the departed, we do so knowing that the final judgment has not yet occurred and while we don't know what the exact needs of the departed are, we can simply lift them up to God calling out for His mercy.
 
Christ is Risen!
 
Con este cúmulo de evidencias podemos concluir que las deficiencias exegéticas de la Teología Romana son cuestiones de forma pero no de fondo. Ya que según la Tradición recibida el alma pasa por un período de purificación antes de estar en la presencia de Dios.

 

Fuentes:

http://www.vatican.va/archive/catechism_sp/p123a12_sp.html


http://www.orthodox.net/articles/about-prayer-for-the-dead.html