¿Es lícito hacer imágenes aunque haya "prohibiciones" de ello?

Este estudio es una crítica a la apología tradicional de la Iglesia Romana, la cual es insuficiente en algunos puntos dejando vacíos para que los detractores iconoclastas armen sus apologías.

También se hará un estudio de las fuentes patrísticas de los 4 primeros siglos en la historia de la Iglesia.

Por último se concluirá con una reflexión final.

 

Esta es la postura oficial Romana:

Imágenes sagradas

1159 La imagen sagrada, el icono litúrgico, representa principalmente a Cristo. No puede representar a Dios invisible e incomprensible; la Encarnación del Hijo de Dios inauguró una nueva "economía" de las imágenes:

 

«En otro tiempo, Dios, que no tenía cuerpo ni figura no podía de ningún modo ser representado con una imagen. Pero ahora que se ha hecho ver en la carne y que ha vivido con los hombres, puedo hacer una imagen de lo que he visto de Dios. [...] Nosotros sin embargo, revelado su rostro, contemplamos la gloria del Señor» (San Juan Damasceno, De sacris imaginibus oratio 1,16).

 

1160 La iconografía cristiana transcribe a través de la imagen el mensaje evangélico que la sagrada Escritura transmite mediante la palabra. Imagen y Palabra se esclarecen mutuamente:

 

«Para expresarnos brevemente: conservamos intactas todas las tradiciones de la Iglesia, escritas o no escritas, que nos han sido transmitidas sin alteración. Una de ellas es la representación pictórica de las imágenes, que está de acuerdo con la predicación de la historia evangélica, creyendo que, verdaderamente y no en apariencia, el Dios Verbo se hizo carne, lo cual es tan útil y provechoso, porque las cosas que se esclarecen mutuamente tienen sin duda una significación recíproca» (Concilio de Nicea II, año 787, Terminus: COD 111).

http://www.vatican.va/archive/catechism_sp/p2s1c2a1_sp.html

 

Esta es la apología Católica:

Según la iglesia romana cuando se habla de no hacerse imágenes, los Textos dicen que se refiere al hecho de representar ídolos. 
Según Ella eso se discierne en el contexto de dichos versículos y las palabras usadas en los idiomas originales son diferentes. 

Dios no es incoherente, prohibió la idolatría (los ídolos pesel) pero no la veneración a las imagenes sagradas (tselem)׃

EXODO 20, LA VERDAD ESTA AQUI
Esto dice el texto, en el hebreo original del Éxodo:


Exo 20:4 לא תעשׂה־לך פסל וכל־תמונה אשׁר בשׁמים ממעל
ואשׁר בארץ מתחת ואשׁר במים מתחת לארץ׃

Deuteronomio 5:8
לֹֽ֣א־ תַעֲשֶׂ֥ה־ לְךָ֥֣ פֶ֣֙סֶל֙ כָּל־ תְּמוּנָ֔֡ה אֲשֶׁ֤֣ר בַּשָּׁמַ֣֙יִם֙ מִמַּ֔֡עַל וַאֲשֶׁ֥ר֩ בָּאָ֖֨רֶץ מִתָּ֑֜חַת וַאֲשֶׁ֥ר בַּמַּ֖֣יִם מִתַּ֥֣חַת לָאָֽ֗רֶץ׃


Como se observa en ambos casos se usa la palabra hebrea: “pesel” ( פסל ) esta palabra se traduce como IDOLO, se refiere entonces a IDOLOS o IMÁGENES IDOLATRICAS, es decir Los ídolos son Imágenes de falsos dioses, Imágenes que representan dioses diferentes a Yavhé
Lo que el decálogo prohibe son los PESEL o IDOLOS nunca prohibe, las IMÁGENES REPRESENTATIVAS que en hebreo se dice: TSELEM (צלם) o los grabados las esculturas y las imágenes decorativas, que para ello se usa la palabra pittuach (פּתּח ).

 

Gn 1:26:

וַיֹּ֣אמֶר אֱלֹהִ֔ים נַֽעֲשֶׂ֥ה אָדָ֛ם בְּצַלְמֵ֖נוּ כִּדְמוּתֵ֑נוּ וְיִרְדּוּ֩ בִדְגַ֨ת הַיָּ֜ם וּבְעֹ֣וף הַשָּׁמַ֗יִם וּבַבְּהֵמָה֙ וּבְכָל־הָאָ֔רֶץ וּבְכָל־הָרֶ֖מֶשׂ 



Esta es la crítica:

En si Tselem es "imagen" pero no es específico a ser una imagen representativa. 
Dicha palabra se usa en Gn 1:26 cuando se dice: " hagamos al hombre a Nuestra imagen y semejanza". El hombre es imagen de Dios pero no es representativo de Él.

Dios pasó a ser representable después de Su Encarnación, lo cual como lo afirma el catecismo generó un cambio en la economía de las mismas, ya que Dios tiene un cuerpo, siendo Cristo el Dios Engendrado (Jn 1:18), la imagen de Dios Padre (Jn 14:8-9 ; 2 Cor 4:4) y el retrato de la Sustancia (Heb 1:3).


También se apoya esta postura en algunas opiniones patrísticas para darle un peso histórico a dicha práctica. 
Se cree también que no se adoran imágenes sino que veneran (tecnicismo lingüístico usado para distinguir  dicha práctica de la idolatría ) pero incluye el culto a lo que ellas representan.
Otro argumento utilizado es que Dios mando hacer un arca con imágenes de serafines; y también una serpiente de bronce para sanar a Israel de una plaga ( Nm 21:4-9).
Con respecto al arca y la serpiente citaré la concepción de Tertuliano. Solo agregaré que cuando el pueblo de Israel empezó a adorarla, el Rey Ezequias la mandó destruir (2 Reyes 18:4).

En este estudio se verán los términos usados en los idiomas originales de la Biblia junto a evidencias históricas complementarias.

Para empezar Isaias es muy claro con respecto a representar a Dios (no olvidar que Dios aún no se había Encarnado):

"¿A quién me asemejáis, y me igualáis, y me comparáis, para que seamos semejantes? Sacan oro de la bolsa, y pesan plata con balanzas, alquilan un platero para hacer un dios de ello; se postran y adoran. Se lo echan sobre los hombros, lo llevan, y lo colocan en su lugar; allí se está, y no se mueve de su sitio. Le gritan, y tampoco responde, ni libra de la tribulación. Acordaos de esto, y tened vergüenza; volved en vosotros, prevaricadores. Acordaos de las cosas pasadas desde los tiempos antiguos; porque yo soy Dios, y no hay otro Dios, y nada hay semejante a mí,"
Isaías 46:5-9

IMAGEN:

"No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra."
Éxodo 20:4
Strong
6754: Tsélem=figura representativa, idolo,apariencia, figura, imagen.
6755: Tsélem = figura idolatra, estatua imagen.

"y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles."
Romanos 1:23
Strong 
1504 : Eikón = semejanza,parecido,estatua,perfil,representación, semblanza, imagen.

IMAGEN ( representativa según la iglesia romana ):

“Y haré destruir tus esculturas y tus imágenes de en medio de ti...” Miqueas 5:13 Jeremías 8:19

"No os haréis ídolos, ni os levantaréis imagen tallada ni pilares sagrados , ni pondréis en vuestra tierra piedra grabada para inclinaros ante ella;" porque yo soy el SEÑOR vuestro Dios.
Lv 26:1
Strong 6459: Pesel = escultura, imagen, imágenes, un ídolo.
Palabra Original: פֶּ֫סֶל
Parte del Discurso: Sustantivo masculino
Transliteración: pesel
Ortografía Fonética: (peh'-sel)
Definición: escultura, imagen, imágenes, un ídolo.

IDOLO 
"No haréis para vosotros ídolos, ni escultura, ni os levantaréis estatua, ni pondréis en vuestra tierra piedra pintada para inclinaros a ella; porque yo soy YHWH vuestro Dios ."
Levítico 26:1

Strong 
457: Elil = bueno para nada,vano,ídolo, imagen, inútil, nulo.

"¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos, Y seré su Dios, Y ellos serán mi pueblo."
2 Corintios 6:16

Strong
1497: Eidolon = idolo, imagen, dios pagano

DT. 4:15 "Tengan cuidado de ustedes mismos. Cuando el Señor les habló desde el fuego, en el Horeb, ustedes no vieron ninguna figura.
16 No vayan a pervertirse, entonces, haciéndose ídolos de cualquier clase, que tengan figura de hombre o de mujer."

¿Qué dice la Historia?

Tertuliano:

«La serpiente de bronce y los querubines de oro no eran violaciones del Segundo Mandamiento. Del mismo modo, cuando se prohíbe la semejanza que ser de todas las cosas que están en el cielo y en la tierra y en las aguas, declaró también las razones, por ser prohibitiva de toda exposición material de una idolatría latente. Porque Él añade: "No te inclinarás a ellas, ni las honrarás." La forma, sin embargo, de la serpiente de bronce que el Señor después ordenó Moisés para que, proporcionó ningún pretexto para la idolatría, pero era para la cura de los que fueron plagado de las serpientes ardientes? No digo nada de lo que fue descubierto por esta cura. Así, también, los Querubines y Serafines de oro eran puramente un adorno de la manera figurada del arca; adaptado a ornamentación por razones totalmente alejado de toda condición de la idolatría, a causa de que la toma de una semejanza está prohibido; y que, evidentemente, no son contrarias a esta ley de la prohibición, ya que no se encuentran en esa forma de similitud, en referencia a la que se le da a la prohibición. » (Contra Marción II, 22).

Orígenes:

"Son los más ignorantes quienes no se avergüenzan de dirigirse a objetos sin vida ... y aunque algunos pueden decir que estos objetos no son sus dioses sino tan sólo imitaciones de ellos y símbolos, sin embargo se necesita ser ignorante y esclavo para suponer que las manos viles de unos artesanos puedan modelar la semejanza de la Divinidad; os aseguramos que el más bajo de los nuestros se ve libre de tamaña ignorancia y falta de discernimiento." (Contra Celso, 6:14)

Lactancio:

"Es indubitable que en donde quiera que hay una imagen no hay religión. Porque si la religión consiste de cosas divinas, y no hay nada divino más que en las cosas celestiales, se sigue que las imágenes se hallan fuera de la esfera de la religión, porque no puede haber nada de celestial en lo que se hace de la tierra ... no hay religión en las imágenes, sino una simple imitación de religión." (Instituciones Divinas 2:19)

Epifanio (315-403):

obispo de Salamina en Chipre, quien era un acérrimo enemigo de las enseñanzas de Orígenes, concuerda con éste contra las imágenes, según una carta a Juan, obispo de Jerusalén , conservada por Jerónimo. Epifanio fue a una iglesia de Palestina a orar y, según dice: “hallé allí una cortina colgada en las puertas de la citada iglesia, teñida y bordada. Tenía una imagen de Cristo o de uno de los santos; no recuerdo precisamente de quién era la imagen. Viendo esto, y oponiéndome a que la imagen de un hombre fuese colgada en la iglesia de Cristo, contrariamente a la enseñanza de las Escrituras, la desgarré ...” Epifanio aconseja además a Juan que instruya a los responsables para que no se cuelguen cortinados de esa clase en ninguna Iglesia de Cristo, “opuestos como están a nuestra religión” , y continúa: “Un hombre de tu rectitud debiera ser cuidadoso en quitar una ocasión de ofensa, indigna por igual de la Iglesia de Cristo como de aquellos cristianos que están confiados a tu cargo.” (Jerónimo, Epist. 51:9)

Eusebio de Cesarea habla de una estatua de Cristo existente en Paneas que tuvo ocasión de ver:

« En el caso se alza sobre una piedra elevada, por las puertas de su casa, una imagen de bronce de una mujer arrodillada, con las manos extendidas, como si estuviera rezando. Frente a esto esta otra imagen vertical de un hombre, hecho del mismo material, vestido decentemente en una doble capa, y extendiendo su mano hacia la mujer. A sus pies, junto a la estatua en sí, es una cierta extraña planta, que sube hasta el borde de la capa de bronce, y es un remedio para todo tipo de enfermedades.

Dicen que esta estatua es una imagen de Jesús. Se ha mantenido hasta nuestros días, para que también nosotros lo veamos cuando estemos en la ciudad.» (Historia Eclesiástica VII, 18)

Y comenta:

"Y no es extraño que HAGAN ESTO AQUELLOS PAGANOS/GENTILES de otro tiempo que recibieron algún beneficio de nuestro Salvador, cuando hemos indagado que se conservaban pintadas en cuadros las imágenes de sus apóstoles Pablo y Pedro, e incluso del mismo Cristo, cosa natural, pues los antiguos tenían por costumbre honrarlos de este modo, sin miramiento, como a salvadores, según el uso pagano vigente entre ellos." (Historia Eclesiástica VII ,18:4)

1. Javier Gonzaga (historiador con maestría en sociología y cultura) narra lo siguiente:

"Cuando los soldados de Diocleciano [emperador que lanzó la última gran persecución contra los cristianos] irrumpieron en una iglesia en Nicomedia [en] el año 297 mostraron su ignorancia total del cristianismo al sorprenderse de no encontrar ninguna representación de lo que los cristianos adoraban allí. Esto era precisamente lo que diferenciaba a una iglesia cristiana de un templo pagano." (Concilios. Grand Rapids: International Publications, 1965; 1: 237).

2. En 306 un concilio reunido en Elvira, cerca de la actual Granada, estableció en su canon 36: "Ordenamos que no haya pinturas en la Iglesia, de modo que aquello que es objeto de nuestra adoración no será pintado en las paredes." En el pasado, apologistas católicos como Baronio y Bellarmino cuestionaron este sínodo español, pero su ortodoxia es hoy generalmente admitida.

http://www.ccel.org/ccel/schaff/hcc2.v.vi.xv.html...

3. San Agustín en una ocasión exhortó a unos falsos cristianos:

"No reúnas contra mí a los profesantes del nombre cristiano, quienes ni conocen ni dan evidencia del poder de su profesión... Sé que hay muchos adoradores de tumbas y de pinturas ... Ni es sorprendente que entre tantas multitudes [de cristianos] hayas de encontrar algunos por la condenación de cuya vida puedas engañar a los incautos y seducirlos [para sacarlos] de la seguridad católica." (De Moribus Eccl. Cath., 34:75).

 El obispo Agustin de Hipona, como Orígenes antes que él, refutó de antemano el argumento de Santo Tomás acerca de que no se le rinde culto a la imagen, sino a lo que representa:

“¡Avergüéncense todos los que sirven a una escultura, los que se glorían en los ídolos! Pero avanza uno que se cree docto y dice: ‘Yo no adoro a una piedra ni esta imagen que no tiene sentimientos; porque no es posible que vuestros profetas hayan imaginado que tenían ojos y no veían, y que yo sea ignorante hasta el punto de no saber que la imagen no tiene alma y no ve por sus ojos y no oye por sus oídos. Yo no adoro esto; sino que me inclino ante esto que veo y sirvo a aquel a quien no veo ¿quién es éste? Algún poder invisible –se nos dice- que radica en esta imagen.’ Mediante esta clase de explicación acerca de sus imágenes, piensan que son muy listos y que en modo alguno se les puede contar entre los adoradores de ídolos .
Sobre Salmos 96, 2

En esta aparece en 96:11

Un Doctor estimado por muchos. 

" Pero surge un innominado disputador, que a sí mismo le parece ser docto, y dice: "Yo no adoro la piedra, ni la estatua insensible; pues vuestro Profeta no pudo saber que tienen ojos y no ven y yo ignoro que aquel simulacro tampoco tiene alma, ni ve con los ojos, ni oye con los oídos; NO LE DOY CULTO a él, sino que adoro lo que veo, y sirvo a quien no veo". ¿Y quién es éste ser invisible? Y responde: "Es un cierto numen, (divino) invisible, que preside en (desde) aquel simulacro". De este modo, explicando el porqué de sus simulacros, a sí mismos les parece que son hábiles, porque no adoran los ídolos, y adoran a los demonios. Hermanos, dice el Apóstol: Lo que los gentiles inmolan, lo inmolan a los demonios y no a Dios. Y no quiero, dice, que os hagáis compañeros de los demonios, porque sabemos que un ídolo es una nada. Y el mismo Apóstol dijo: Sabemos que nada es el ídolo, pero lo que inmolan los gentiles, a los demonios lo inmolan y no a Dios. No se excusen, pues, diciendo que no se entregan a los ídolos insensibles, pues se entregaron más bien a los demonios, lo que es más perjudicial. Porque si únicamente adorasen a los ídolos, así como no les ayudarían, tampoco les perjudicarían; pero si adoras y sirves a los demonios, serán tus señores. ¿Y quiénes serán tus señores? Los que te tienen envidia. Y siendo tus señores, es necesario que envidien tu libertad; siempre te querrán poseer, siempre te querrán hacer lo que puedan para arrastraste consigo. En estos espíritus malignos hay una congénita malevolencia y deseo pernicioso de dañar; se alegran del mal de los hombres, y se alimentan de nuestro engaño, si logran engañarnos. ¿Y qué intentan? No dominarnos eternamente, sino ser sus compañeros en la eterna condenación, como el malévolo ladrón acostumbra denunciar al inocente"

http://www.augustinus.it/spa.../esposizioni_salmi/index2.htm

Agustín comenta en su obra " La ciudad de Dios " en el libro IV capítulo 9 acerca de un escritor romano llamado Varron, el cual siendo pagano y no teniendo la revelación de Dios en su vida, reconocía que hacer estatuas es despojar a los pueblos del temor de Dios infundiendo error en ellos. 

Les dejo la cita: 

Esto le disgusta al mismo Varrón de tal modo que, estando él bajo las consecuencias de la pervertida conducta de tan enorme ciudad, no dudó un instante en proclamar y dejar escrito lo siguiente: que aquellos que han erigido estatuas despojaron a los pueblos del temor y les han infundido el error.

http://www.augustinus.it/spagnolo/cdd/cdd_04.htm

4. Adrian Fortescue escribe en la Catholic Encyclopedia:

"Diferente de la admisión de imágenes es la cuestión del modo en que eran tratadas. ¿Qué signo de reverencia daban los primeros cristianos a las imágenes de sus catacumbas, si es que daban alguno? Para el primer período no tenemos información. Hay tan pocas referencias en absoluto a las imágenes en la literatura cristiana más primitiva que difícilmente hubiésemos sospechado su ubicua presencia si no estuviesen realmente allí en las catacumbas como el argumento más convincente. Pero estas pinturas de las catacumbas no nos dicen cómo eran tratadas. Podemos dar por sentado, por una parte, que los primeros cristianos entendían perfectamente que las pinturas no tenían parte alguna en la adoración debida sólo a Dios. Su monoteísmo, su insistencia en el hecho de que servían solamente al todopoderoso e invisible Dios, su horror ante la idolatría de sus vecinos, la tortura y muerte que sufrían los mártires antes de derramar una pizca de incienso ante la estatua del numen del emperador son suficientes para convencernos de que no estaban disponiendo filas de ídolos propios. Por otra parte, el lugar de honor que le dan a sus símbolos y pinturas, el cuidado con el que decoran, indica que trataban a las representaciones de sus creencias más sagradas con el menos una decente reverencia. Es a partir de esta reverencia que toda la tradición de venerar las imágenes sagradas se desarrolló gradual y naturalmente." (s.v. Images, Veneration of . En The Catholic Encyclopedia , Volume VII, 1910).

5-Comparto lo que dicen al respecto tres autores que son católicos y expertos en historia:

“El siglo III permite por vez primera al cristianismo, robusto ya en número y en conciencia de sí mismo, una actuación en el terreno del arte inspirada por el espíritu cristiano, para la que brindaban condiciones especiales los largos períodos de paz de este tiempo. Sin embargo, a la creación artística cristiana se opuso por de pronto una corriente, de fuerza considerable dentro de la misma Iglesia, que repudiaba de forma absoluta toda actuación en el terreno del arte. En ello influía primeramente la prohibición de Éxodo 20, 4, a la que apela Orígenes cuando dice que los cristianos aborrecen los templos, altares e imágenes. El espiritualismo puro del Dios de los cristianos constituye también para Minucio Félix una dificultad que se opone a su culto en un templo. Cuando Tertuliano rechaza radicalmente toda actuación del cristiano en este campo, tiene ante los ojos la estrecha unión del arte antiguo con el culto pagano; sólo el diablo habría traído al mundo a escultores y pintores. Todavía a comienzos del siglo iv el concilio de Elvira dispone para las diócesis de España: «Ha parecido que no debe haber pinturas en las iglesias, con el fin de que no se pinte en las paredes lo que se venera y adora»” (Jedin, Hubert. Manual de Historia de la Iglesia. Herder)

“Es inevitable admitir la tesis del antiiconismo oficial en los tres primeros siglos del cristianismo.
Es decir, que, aunque se admitiera la realidad de los orígenes tempranos de la iconografía (puesto que algunas figuras de significación cristiana aparecen ya en pinturas y relieves del primer tercio del siglo III), habría que dar por excluida la creación de imágenes, en cuanto iconos (y mucho más su culto y veneración), hasta bien entrado el siglo IV.
Las más antiguas figuras que hallamos en las paredes de las catacumbas y en los relieves de los sarcófagos no son anteriores al siglo III y casi en su totalidad son figuras simbólicas o alegóricas.” (Juan Plazaola Artola. Historia del arte cristiano. BAC)

“El arte paleocristiano tuvo que abrirse un camino en medio de grandes dificultades, de manera que hasta el siglo III no aparecieron expresiones artísticas propiamente dichas, ni en la arquitectura, ni en la pintura ni en la escultura, porque los cristianos todavía permanecían deudores de su inculturación inicial en el judaismo que repudiaba cualquier actuación en el terreno del arte por la prohibición bíblica de realizar cualquier imagen de Dios (Éx 20,4); este influjo se advierte en los principales escritores cristianos del momento, tanto de Oriente como de Occidente. En Oriente, Orígenes afirma que los cristianos aborrecen los templos, los altares y las imágenes; y de hecho los cristianos no tenían templos, ni altares, ni imágenes de ninguna clase; y en Occidente, los escritores africanos Minucio Félix y Tertuliano también se declaran contrarios a cualquier representación artística cristiana” (Alvarez Gomez, Jesus. Historia de la Iglesia. BAC)

De este modo tenemos que el cristianismo primitivo de entre el siglo I y el siglo III, no hacía ni distinciones entre ídolos paganos e imágenes de santos ni tampoco el argumento de las diferencias entre pesel, tselem y pituach
Tampoco mencionar que Judas llamado Tadeo, portaba una medalla y que Lucas pinto a Maria, contesta o refuta a estos historiadores, porque esos son relatos que carecen de valor histórico, tal como dice una pagina de los dominicos que cito a continuación:
“No es la Leyenda Dorada un documento histórico con la narración de hechos reales como hoy los entendemos, pues el objetivo principal no fue el redactar biografías históricas tal cual hoy consideramos, o escribir tratados científicos para eruditos, sino libros de devoción para la gente común, que estaba inmersa en la creencia inquebrantable de la omnipotencia de Dios y su cuidado paternal, que los llevaría a alcanzar una vida santa.” (http://ser.dominicos.org/.../el-beato-santiago-de-la...)

Anexo Información sobre los 3 autores citados:
Hubert Jedin, quien es considerado como uno de los mas importantes historiadores de la Iglesia católica. Juan Plazaola Artola Sacerdote jesuita, doctorado en Letras en la Universidad de París y en Filosofía en la Complutense. Fue Rector del Centro de Humanidades de los jesuitas en Salamanca (1966-68), Rector de la Universidad de Deusto en el Campus de San Sebastián en dos periodos (1977-79 y 1985-89) y Superior Provincial de la Provincia Jesuítica de Loyola y Vice-Canciller de la Universidad de Deusto (1979-1985). profesor de Estética en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Deusto (Bilbao 1969-1974), catedrático de Historia del Arte y Decano de Filosofía y Letras en los Estudios Universitarios y Técnicos de Guipúzcoa (San Sebastián, 1974-77) Jesus Alvarez Gomez, Doctor en Historia de la Iglesia por la Universidad Gregoriana de Roma, profesor de Historia de la Iglesia

Para finalizar y resumiendo todo el estudio:

En Ex 20:4 la palabra usada para "imagen" es "pesel", no es "tzelem" como en Gn 1:26.

Caso contrario Dios sería un idólatra por hacer alguien a imágen de Sí mismo.

Dios mandó hacer querubines que son representaciones de ángeles (Ex 25:18-22).

En pocas palabras lo prohibido es hacer imágenes de demonios (ídolos).

Por otro lado el "culto" dado no es a la imagen sino a quien representa ya que la imagen es proyección de algo.

Josué cayó de rodillas y oró ante los querubines (Josué 7:6-9) NO A LOS QUERUBINES (para los que dicen que somos idólatras) porque como dice Ex 25:22 allí se manifestaba la presencia de Dios.

Tampoco hay que ser superficial y solo reducirse a "imagen" o "demonio", porque la idolatría (adoración a alguien que no sea Dios) es una actitud del corazón humano.

Si el corazón de uno está torcido puede terminar adorando cualquier cosa: un ser humano, demonios, imágenes representativas propiamente dichas (Ez 7:20, 16:27, 23:14; Am 5:26), etc.

En Ex 21:7-9 Dios mandó hacer una imagen de una serpiente de bronce, pero si vamos a 2 Reyes 18:4 Ezequías la destruye debido a la idolatría de esa generación confirmando lo ya expresado (resulta raro que hayan tardado 700 años en darse cuenta que era pecado -si es que hacer imágenes/tzelem es pecado-).

Si aplicásemos literalmente Ex 20:4 la escultura sería pecado.

Para rematar la Iglesia Anglicana y Martín Lutero usaban imágenes porque se amparaban en lo dicho anteriormente acerca del concepto de adoración y la actitud tomada.

El que sacó las imágenes en el Protestantismo fue Zwiglio.

Por lo que concluimos que la imagen cuando no representa a un ídolo en si misma no es pecado, sino la liturgia sobre ella.

A esas alturas cuando la liturgia (que es el servicio religioso exclusivo a Dios), se focaliza en la imagen, no en quien se proyecta, el corazón de quien la realiza está perdido en idolatría esperando una gran condenación de juicio eterno en el infierno.

No hay algo que nos lleve a pensar que las imágenes de las catacumbas tenían un uso que no fuera didáctico, la resurrección de Lázaro, el arca de Noé, los panes y los peces, la mujer que toco el manto de Jesús, el buen pastor, etc.

Lo mismo que hacemos hoy, al enseñar a los niños las historias bíblicas lo hacemos con ilustraciones para un mejor entendimiento.

Esto se refuerza si tomamos en cuenta que los primeros Cristianos eran en su mayoría analfabetos.