¿Sigue vigente el Diezmo?

La mayoría de las apologías existentes en este asunto en su mayoría son insuficientes basadas en paralelismos forzados con respecto a la época de la Ley, al silencio existente en el Nuevo Testamento y los pocos vestigios encontrados en los Evangelios anteriores a la muerte de Cristo o sea al final de la era de la Ley.

Ésta apología en favor del mismo está basado en el estudio histórico del tiempo profético que vivimos y explica el porque del silencio existente en el Nuevo Testamento.

Primero: La existencia del Diezmo se registra anterior a la Ley con Abraham entregándole los Diezmos a Melquisedec (Gn 14:18-20).

Segundo: Jesús es Sumo Sacerdote según el orden de Melquisedec (Salmo 110; Heb 6:20,7:26-28).

Tercero: podemos apreciar en la escena de Abraham con Melquisedec la alusión al pan y el vino dando a entender que en aquella época anterior a la Ley existían los instrumentos de Gracia en forma de eco de la sustancia que hoy mismo somos partícipes. El Diezmo está en ese contexto junto al Sacerdocio ( y más adelante pero anterior a recibir la Ley tenemos al Bautismo, ver la alusión que hace Pablo en 1 Cor 10:2). Por lo tanto sacar al Diezmo de este conjunto es descontextualizar su existencia en forma de eco, en la cual con la venida de la Ley se reflejó en un símbolo de la sustancia que en este tiempo profético vivimos.

Por lo del silencio en el Nuevo Testamento la respuesta es simple. Tomando como base lo anterior, tenemos el antecedente histórico que la Iglesia Primitiva daba más del 10% ( Hch 4:35) , en unos casos más allá de sus fuerzas por cuestiones de solidaridad ( 2 Cor 8:3). Esto significa que ante tanta generosidad de los hermanos el Diezmo quedó eclipsado, nunca inexistente.

Más allá del orden Teológico, con respecto al corazón, solo Dios lo conoce y tenemos el requisito de que si damos sea con una voluntad dispuesta ( 2 Cor 7:9-11) y conforme a lo que tenemos ( 2 Cor 8:12).

El Diezmo en la historia:

Poco se sabe acerca de esta práctica a lo largo de la historia. Algunos creen que es una práctica moderna implementada por el Protestantismo del siglo XVIII DC, pero existen registros de dicha práctica tan antiguos como el Cristianismo mismo. 


A- La Iglesia Hispana del Rito Mozárabe lo practica y tenemos registros oficiales de la Archidiócesis de Toledo que lo confirma:

(...)Pronto, sin embargo, los mozárabes toledanos, por diversas causas, comenzaron a disminuir en algunas de las parroquias que les fueron asignadas, hasta el punto de que en siglo XVI ya no tenían feligreses las parroquias de san Sebastián y de san Torcuato. Pero se mantuvieron en las otras, incluso con feligreses que residían fuera de Toledo, que por ser feligreses a título personal y razón de descendencia, seguían tributando sus diezmos a la parroquia mozárabe a que pertenecían.(...)

B- Con Ireneo de Lyon en su obra Epideixis (párrafo 96), tenemos a la figura del Diezmo implícita adecuada al contexto económico de su época:

“Por lo tanto no necesitamos de la ley como pedagogo; he aquí que nosotros hablamos con el Padre y estamos en su presencia convertidos en niños sin malicia y afincados en la justicia y honestidad. La Ley, en efecto, no afirmará más: (…) no exigirá los diezmos de quien ha consagrado a Dios todos sus bienes y ha dejado padre, madre y toda su familia para seguir al Verbo de Dios”

C- También tenemos el ejemplo Maronita en el cual fuentes romanas lo confirman:

(...)Las principales prerrogativas del patriarca son: convocar concilios nacionales; elegir y consagrar obispos; oír y juzgar las demandas contra obispos; visitar las diócesis, aparte de la suya, una vez cada tres años. Él bendice los santos óleos y los distribuye a clérigos y laicos; concede indulgencias, recibe los diezmos y las tasas por administración, y puede aceptar legados, personales o para la Iglesia.(...)

Fuentes:

http://www.architoledo.org/Liturgia/mozarabe.htm

http://escrituras.tripod.com/Textos/Epideixis.htm

http://ec.aciprensa.com/wiki/Maronitas