Transubstanciación

Es un asunto complejo y un debate dado en Occidente debido al espíritu inquisidor de la filosofía.
 
En Oriente por ejemplo no se da este tipo de debates debido al carácter místico de la Ortodoxia.
 
Igual, antes de empezar expresaré la Doctrina desde la óptica Ortodoxa:
 
 
Institución del Sacramento
 
 
Cristo, por si mismo, instituyó el sacramento del Eucaristía en la última cena, pues, “tomando el pan, lo bendijo, lo partió y dándoselo a sus discípulos, dijo: Tomad, comed, éste es mi cuerpo. Tomó luego una copa, dadas las gracias, se la dio diciendo: Bebed todos de ella, éste es mi sangre la del nuevo testamento, que derramada por muchos para la remisión de los pecados.” (Mt.26:26-28), (Cf. Mc.14:22-24, Lc.22:19-20, 1Cor.11:23-25). Y les encomendó que este sacramento se levantara seguido “haced esto en recuerdo mío” (Lc.22-19) “Pues cada vez que coméis este pan y bebéis esta copa, anunciáis la muerte del Señor, hasta que venga.” (1Cor.11:26).
 
 
Los sentidos de la Eucaristía
 
 
La Eucaristía es la mesa del Señor donde Cristo se nos ofrece a si mismo como verdadera comida y bebida, en una ofrenda incruenta; es continuación de la misma ofrenda de la Cruz, donde el Sumo Sacerdote se ofreció a si mismo, por una vez, como un cordero por cuya sangre salvó al mundo y rompió el acta de sus pecados.
La comunión es participación en el cuerpo y sangre del Señor, pues, el pan y el vino se vuelven, por la epíclesis (invocación) del Espíritu Santo, en el purísimo cuerpo y la preciosa sangre “la copa de bendición que bendecimos ¿no es acaso comunión con la sangre de Cristo? y el pan que partimos ¿no es comunión con el cuerpo de Cristo?” (1Cor.10:16).
La reunión litúrgica- eucarística es la expresión más clara del misterio de la Iglesia, el cuerpo de Cristo. Pues mientras la Iglesia es la que establece al Eucaristía, ésta forma a la Iglesia y une a sus miembros alimentándolos con la vida. Así la Eucaristía es el misterio de la reunión de la comunidad “porque aún siendo muchos, un solo cuerpo somos, pues todos participamos de un solo pan” (1Cor.10:17), “Y a todos nosotros, que comulgamos de un mismo pan y un mismo cáliz, únenos los unos con los otros en la comunión de un sólo Espíritu Santo” (la liturgia de San Basilio).
Por la comunión, se realizan la unión del hombre con Cristo y la permanencia en Él: “el que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí, y yo en él” (Jn.6:56). Esta unión y permanencia son las que otorgan al hombre la vida eterna “el que come mi cuerpo y bebe mi sangre tiene vida eterna y yo lo resucitó el último día” (Jn.6:54).
 
• Juan de Damasceno (Metousiosis)
-En la Eucaristía existe el Cuerpo y la Sangre genuina de Cristo, precisamente porque el pan y el vino son los Misterios y Símbolos de la presencia verdadera y genuina de Dios y su manifestación a nosotros en Cristo.
-Si ustedes preguntan cómo sucede esto, basta con que aprendan que es por el Espíritu Santo ... no sabemos nada más que esto, que la palabra de Dios es verdadera, activa y omnipotente, Pero en su modo de operación inescrutable.
((La Ortodoxia Oriental no acepta la Transubstanciación Tomista Romana por tener una excesiva carga filosofica Aristotelica: “Accidentes”, “Substancia”. Los Patriarcas fueron inflexibles en la cuestión de la Transubstanciación))
 
Dicha discrepancia es una cuestión meramente semántica porque en efecto la Iglesia Ortodoxa en el Sínodo de Jerusalén (1672 DC) sealinea a la Iglesia Católica Romana en lo que a la idea se refiere:
 
Decree 17
 
We believe the All-holy Mystery of the Sacred Eucharist, which we have enumerated above, fourth in order, to be that which our Lord delivered in the night in which He gave Himself up for the life of the world. For taking bread, and blessing, He gave to His Holy Disciples and Apostles, saying: “Take, eat; This is My Body.” {Matthew 26:26} And taking the chalice, and giving thanks, He said: “Drink you all of It; This is My Blood, which for you is being poured out, for the remission of sins.” {Matthew 26:28} In the celebration of this we believe the Lord Jesus Christ to be present. He is not present typically, nor figuratively, nor by superabundant grace, as in the other Mysteries, nor by a bare presence, as some of the Fathers have said concerning Baptism, or by impanation, so that the Divinity of the Word is united to the set forth bread of the Eucharist hypostatically, as the followers of Luther most ignorantly and wretchedly suppose. But [he is present] truly and really, so that after the consecration of the bread and of the wine, the bread is transmuted, transubstantiated, converted and transformed into the true Body Itself of the Lord, Which was born in Bethlehem of the ever-Virgin, was baptized in the Jordan, suffered, was buried, rose again, was received up, sits at the right hand of the God and Father, and is to come again in the clouds of Heaven; and the wine is converted and transubstantiated into the true Blood Itself of the Lord, Which as He hung upon the Cross, was poured out for the life of the world. {John 6:51}
 
Further [we believe] that after the consecration of the bread and of the wine, there no longer remains the substance of the bread and of the wine, but the Body Itself and the Blood of the Lord, under the species and form of bread and wine; that is to say, under the accidents of the bread.
 
Further, that the all-pure Body Itself, and Blood of the Lord is imparted, and enters into the mouths and stomachs of the communicants, whether pious or impious. Nevertheless, they convey to the pious and worthy remission of sins and life eternal; but to the impious and unworthy involve condemnation and eternal punishment.
 
Further, that the Body and Blood of the Lord are severed and divided by the hands and teeth, though in accident only, that is, in the accidents of the bread and of the wine, under which they are visible and tangible, we do acknowledge; but in themselves to remain entirely unsevered and undivided. Wherefore the Catholic Church also says: “Broken and distributed is He That is broken, yet not severed; Which is ever eaten, yet never consumed, but sanctifying those that partake,” that is worthily.
 
Further, that in every part, or the smallest division of the transmuted bread and wine there is not a part of the Body and Blood of the Lord — for to say so were blasphemous and wicked — but the entire whole Lord Christ substantially, that is, with His Soul and Divinity, or perfect God and perfect man. So that though there may be many celebrations in the world at one and the same hour, there are not many Christs, or Bodies of Christ, but it is one and the same Christ that is truly and really present; and His one Body and His Blood is in all the several Churches of the Faithful; and this not because the Body of the Lord that is in the Heavens descends upon the Altars; but because the bread of the Prothesis* set forth in all the several Churches, being changed and transubstantiated, becomes, and is, after consecration, one and the same with That in the Heavens. For it is one Body of the Lord in many places, and not many; and therefore this Mystery is the greatest, and is spoken of as wonderful, and comprehensible by faith only, and not by the sophistries of man’s wisdom; whose vain and foolish curiosity in divine things our pious and God-delivered religion rejects.
 
[*Ed. Note: GK: prothesis, "setting forth," in Orthodox churches the liturgical act of preparing the bread and wine for the Divine Liturgy or Eucharist.]
Further, that the Body Itself of the Lord and the Blood That are in the Mystery of the Eucharist ought to be honored in the highest manner, and adored with latria [Gk: adoration or worship*]. For one is the adoration of the Holy Trinity, and of the Body and Blood of the Lord. Further, that it is a true and propitiatory Sacrifice offered for all Orthodox, living and dead; and for the benefit of all, as is set forth expressly in the prayers of the Mystery delivered to the Church by the Apostles, in accordance with the command they received of the Lord.
 
[Ed. Note: The Greek term latria refers to the highest form of adoration or worship and is directed only to God, as opposed to dulia, "veneration" of the saints, and hyperdulia, "highest veneration" of Mary.]
Further, that before Its use, immediately after the consecration, and after Its use, What is reserved in the Sacred Pixes* for the communion of those that are about to depart [i.e. the dying] is the true Body of the Lord, and not in the least different from it; so that before Its use after the consecration, in Its use, and after Its use, It is in all respects the true Body of the Lord.
 
[Ed. Note: Pixes: a container in which the consecrated bread for Communion is placed so that it can be taken to those who cannot leave home.]
Further, we believe that by the word “transubstantiation” the manner is not explained, by which the bread and wine are changed into the Body and Blood of the Lord, — for that is altogether incomprehensible and impossible, except by God Himself, and those who imagine to do so are involved in ignorance and impiety, — but that the bread and the wine are after the consecration, not typically, nor figuratively, nor by superabundant grace, nor by the communication or the presence of the Divinity alone of the Only-begotten, transmuted into the Body and Blood of the Lord; neither is any accident of the bread, or of the wine, by any conversion or alteration, changed into any accident of the Body and Blood of Christ, but truly, and really, and substantially, doth the bread become the true Body Itself of the Lord, and the wine the Blood Itself of the Lord, as is said above.
 
Further, that this Mystery of the Sacred Eucharist can be performed by none other, except only by an Orthodox Priest, who has received his priesthood from an Orthodox and Canonical Bishop, in accordance with the teaching of the Eastern Church. This is compendiously the doctrine, and true confession, and most ancient tradition of the Catholic Church concerning this Mystery; which must not be departed from in any way by such as would be Orthodox and who reject the novelties and profane vanities of heretics. But necessarily the tradition of the institution must be kept whole and unimpaired. For those that transgress, the Catholic Church of Christ rejects and anathematises.
 
 
Vista ya la óptica Ortodoxa empezar debemos estudiar las diferentes posturas opuestas y medirlas a la Luz de la Escritura, ya que lo que no venga de la misma confronta y por ende sale descalificada al lado de la Inspiración Divina.
 
 
1- Los santos padres tomaban la Eucaristía de manera real y Transubstancial, caso contrario hubiesen sido explícitos en sus explicaciones:
 
 
A- San Ignacio en su carta a los esmirniotas capítulo 8 utiliza la terminología de San Juan para enseñar sobre la Eucaristía, a la que llama "la carne de Cristo", "Don de Dios", "la medicina de inmortalidad".
 
Llama a Jesús "pan de Dios" que ha de ser comido en el altar, dentro una única Iglesia:
 
 
"No hallo placer en la comida de corrupción ni en los deleites de la presente vida. El pan de Dios quiero, que es la carne de Jesucristo, de la semilla de David; su sangre quiero por bebida, que es amor incorruptible.
 
Reuníos en una sola fe y en Jesucristo.. Rompiendo un solo pan, que es medicina de inmortalidad, remedio para no morir, sino para vivir por siempre en Jesucristo"
 
 
San Ignacio denuncia a los herejes "que no confiesan que la Eucaristía es la carne de Jesucristo nuestro Salvador, carne que sufrió por nuestros pecados y que en su amorosa bondad el Padre resucitó".
 
 
B-San Justino en su primer apología capítulo 66 dice: 
 
 
Porque estas cosas no  las tomamos como pan ordinario ni bebida ordinaria, sino que, así como por el Verbo de Dios, habiéndose encarnado Jesucristo nuestro Salvador, tuvo carne y sangre para nuestra salvación, así también se nos ha enseñado que el alimento Eucaristizado mediante la palabra (verbo) de oración procedente de Él – alimento del que nuestra sangre y nuestra carne se nutren con arreglo a nuestra transformación – es la carne y la sangre de aquel Jesús que se encarnó. Pues los apóstoles, en los comentarios por ellos compuestos,  llamados evangelios, nos transmitieron lo que así les había sido transmitido: Que Jesús, habiendo tomado el pan y dado gracias, dijo: Haces esto en memoria de mí; éste es mi cuerpo, y que solamente hizo participantes a ellos.
 
 
C- San Ireneo de Lyon en Adversus haereses Libro 4, capítulo 18, verso 5:
 
 
¿Y cómo dicen también que la carne se corrompe y no participa de la vida, que es alimentada por el cuerpo y sangre del Señor? Por lo tanto, o cambien de parecer o dejen de ofrecer las cosas dichas. Para nosotros en cambio, la creencia concuerda con la Eucaristía, y la Eucaristía, a su vez, confirma la creencia. Pues le ofrecemos a Él sus propias cosas, proclamando concordemente la comunión y la unión de la carne y del espíritu. Porque así como el pan que es de la tierra, recibiendo la invocación de Dios ya  no es pan ordinario sino Eucaristía, constituida por dos elementos terreno y celestial, así también nuestros cuerpos, recibiendo la Eucaristía, no son corruptibles sino que poseen la esperanza de la resurrección para siempre.
 
 
D- Tertuliano en “Contra marción”, Libro 4, capítulo 40:
 
 
Habiendo declarado, pues, que Él con grandes ansias había deseado comer la pascua, como suya, pues es indigno que Dios desee algo ajeno, habiendo tomado el pan y distribuido a los discípulos lo hizo su cuerpo diciendo: Este es mi cuerpo, es decir, "figura de mi cuerpo". Pero no hubiera sido figura, sino fuera cuerpo verdadero. Por lo demás, una cosa vana como es un fantasma no podía contener la figura.
 
 
E- San Juan Crisóstomo en Hom. 46 in Ioh. n.3: PG 59,260:
 
 
“No nos concedió solamente el verle, sino tocarle también, y comerle, e hincar
los dientes en su carne y unirnos a El de la manera más íntima”
 
 
F- San Cirilo de Jerusalén, Doctor de la Iglesia en Cateq 4, 9; PG: 33, 1104:
 
 
Lo que parece pan, no es pan; aunque al gusto le parece tal, sino que es el Cuerpo de Cristo, y lo que parece vino, no es vino, aun teniendo el gusto, sino la Sangre de Cristo.
 
 
 
2A- Si vamos al lado Protestante tenemos varias posturas las cuales explicaré a grandes razgos de manera muy general:
 
Empezaré con John de Paris que si bien es anterior a la reforma su obra causó polémicas en los círculos académicos parisinos.
 
• John de Paris (Impanación)
- El pan consagrado en la Eucaristía no implica un cambio en la sustancia del pan.
- El pan se asume como carne, carne del Cuerpo de Cristo, como parte de la unión con Cristo, son los accidentes los que se han convertido en Cuerpo de Cristo.
- El Cuerpo de Cristo es Impanado. Se ha convertido en pan (Corpus Christi impanatum, I. e. Panis factum), pero no se puede decir que Cristo se ha convertido en pan, sino que los ha asumido.
- En la Impanación, Cristo une directamente el pan y el vino a su Persona Divina, los asume; así como asumió su Ser Divino un cuerpo y sangre mortal.
- Los atributos divinos de Cristo son compartidos por el Pan eucarístico a través de su Ser.
((John de Paris creía medianamente en la doctrina de la Transubstanciación, cuando esbozó su doctrina de la Impanación, escribió que se retractaría voluntariamente, si se le demostrará que la Transubstanciación era la 
correcta fe.))
Herbermann, Charles, ed. (1913). "Impanation". New York: Robert Appleton Company
Gianluca Briguglia, "Theology, Sacramental Debates and Political Thought in John of Paris: The Case of the Eucharist," in John of Paris, ed. Jones, pp. 401-421.
------------------------------------------------------------------------------------------
• Ulrico Zwinglio (Sacramental)
-La Naturaleza humana de Cristo no puede participar en el Omnipresente atributo de su Naturaleza Divina, su Cuerpo y su Sangre no pueden estar verdaderamente presentes en el pan y el vino.
- Creemos que Cristo está verdaderamente presente en la Cena del Señor, sí, creo,.. no hay comunión sin la presencia de Cristo, esta es la prueba:" Donde dos o tres están reunidos en mi nombre, yo estoy en el En medio de ellos "(Mateo 18:20) ¿Cuánto más está presente donde toda la congregación está reunida a su honor. Pero, ¿que su cuerpo es literalmente comido?, eso está lejos de la verdad y la naturaleza de la fe.
-Creemos que el verdadero cuerpo de Cristo es comido en la comunión de manera Sacramental y espiritual.
Schaff, P. (1878). The Creeds of Christendom, with a History and Critical Notes: The History of Creeds (Vol. 1, p. 375). New York: Harper & Brothers, Publishers.
Jump up ^ Stephens 1986, pp. 282–285
Jump up ^ Huldreich Zwinglis Samtliche Werke, Vol. II, 473.1–5, as quoted in Stephens 1986, pp. 295–296
------------------------------------------------------------------------------------------
• Martín Lutero (Unión Sacramental)
-¿Por qué entonces no deberíamos decir mucho más en la Cena, "Este es mi cuerpo", a pesar de que el pan y el cuerpo son dos sustancias distintas, y la palabra "esto" indica el pan? Aquí, también, de dos tipos de objetos se ha producido una unión, a la que llamaré "Unión Sacramental", porque el Cuerpo de Cristo y el pan nos son dados como Sacramento. Esto no es una unión natural o personal, como es el caso de Dios y Cristo. También es quizás una unión diferente de la que tiene la paloma con el Espíritu Santo, y la llama con el ángel, pero también es seguramente una unión sacramental
- También las formas: “ bajo el pan”,” con el pan”, “en el pan”…. dichas frases de Transubstanciación Papista, pueden ser rechazadas, y aun así, mantener la unión Sacramental del pan y del cuerpo de Cristo inalterada .
- ¿Qué es el sacramento del altar? Es el verdadero Cuerpo y Sangre de nuestro Señor Jesucristo, bajo el pan y el vino que se nos da a los cristianos para comer y beber, tal como fue instituido por Cristo mismo.
- Dado y derramado por vosotros, para el perdón de los pecados". Es decir, a través de estas palabras, la remisión de los pecados, la vida y la salvación nos son dados en el Sacramento: para donde hay remisión de pecados, también hay vida y salvación
(Lutero no fue el inventor de esta postura, Berengario de Tours del Siglo XI y los Lolardos en el siglo XIV ya se habían acercado a la idea)
Weimar Ausgabe 26, 442.23; Luther's Works 37, 299-300.
Formula of Concord Solid Declaration VII.36-38 (Triglot Concordia, 983, 985
Schaff, Vol. III, pp. 90, 91
 
• Juan Calvino (Presencia Espiritual)
- Debe establecerse tal presencia de Cristo en la Cena que no pueda sujetarle al elemento de pan, ni encerrarlo en el pan, ni circunscribirlo de ninguna manera, ni distribuirlo a muchos lugares a la vez. Ni invertirlo con una magnitud ilimitada para extenderse por el cielo y la tierra. Porque estas cosas están claramente en conflicto con una naturaleza verdaderamente humana.
- Cristo está localmente y físicamente en el cielo. Sin embargo, No hay fundamento para que cualquier individuo nos diga que en nuestra celebración Él está ausente de nosotros. Como separando la Cabeza de los miembros ... Él habita entre nosotros por su Espíritu. Él nos eleva al cielo para sí mismo, transfundiendo en nosotros la vivificante vigor de su carne
- Nuestras almas son alimentadas por la carne y la sangre de Cristo de la misma manera que el pan y el vino mantienen y sostienen la vida física.
- Debemos confesar ... que la representación que Dios nos da en la Cena es verdadera, la sustancia interna del Sacramento está unida con los signos físicos y como el pan nos es distribuido por la mano, de modo que el cuerpo de Cristo nos es comunicado para que participemos de Él.
((Calvino no dice que los signos físicos se convierten en la sustancia interna))
Institutes IV.vii.19
Edinburgh: Calvin Translation Society, 1849 [1554]) p240
Calvin ‘Short Treatise’ §19
 
 
B- Cada postura de estas refleja falencias a la hora de exponer la Eucaristía:
 
La Luterana falla en mezclar el Cuerpo y Sangre de Cristo con una sustancia externa. En pocas palabras si fuese cierta esta postura se estaría comiendo el Cuerpo y Sangre de Cristo adulterado con una sustancia externa (pan y vino).
 
La Zwigliana falla en restarle valor al Sacrificio por el simple hecho que es incoherente que Dios castigue a alguien por ofender un símbolo.
 
Si vamos a la Biblia David comió del pan consagrado para los sacerdotes y fue sin culpa (1 Sam 21:3-6; Mt 12:3-4; Mr 2:25-26), como sabemos el pan era símbolo de Jesucristo (Jn 6:35);aquí vemos que David infringió ordenanzas con su respectivo significado dadas por el mismo Dios y aún asi no fue castigado.
 
 
La Calvinista es la más acertada de todas porque reconoce la presencia de Cristo en la Eucaristía pero no reconoce que el Pan y el Vino tengan las propiedades del Cuerpo y Sangre de Cristo por lo expresado anteriormente (Cristo está confinado en el Cielo en Su cuerpo glorificado).
 
Si usamos nuestro raciocinio humano y limitamos a Dios en leyes físicas sería lo más acertado, pero desde una perspectiva Bíblica el mismo Jesucristo puede estar en Su cuerpo y al mismo tiempo en todos lados y en cada vez que el ministro de Dios consagra los elementos:
 
 
Jesús estando en Su cuerpo humano hizo varias veces alusión a Su Omnipresencia porque si bien lo dijo en estado de Humanidad, en Él viven ambas Naturalezas porque la misma Persona que creó el universo es la misma que Se Encarnó en una virgen. Les dejo varios ejemplos:
 
 
Juan 3:13,
 
 Nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo; el Hijo del Hombre, que está en el cielo.
 
 
 
Fíjense aquí que interesante, Jesús estaba hablando con Nicodemo pero afirma que está en el cielo (habla en tiempo presente).
 
 
Juan 14:23,
 
 
Jesús respondió, y le dijo: Si alguno me ama, guardará mi palabra; y mi Padre lo amará, y vendremos a él, y haremos con él morada.
 
 
Fíjense esto: "vendremos a él, haremos morada". Pero sabemos que Cristo físicamente Ascendió al Cielo y quien vino a morar en nosotros es el Espíritu Santo (1 Cor 3:16).
 
 
Pablo confirma esto cuando dice en 2 Cor 5:16,
 
De manera que nosotros de ahora en adelante ya no conocemos a nadie según la carne; aunque hemos conocido a Cristo según la carne, sin embargo, ahora ya no le conocemos así.
 
 
Es interesante que aunque Cristo tenga un cuerpo físico la Escritura nos enseña que puede estar en todos lados por ser Co-esencial y Co-sustancial con el Espíritu Santo el cual rodea todo el universo (Salmo 139:7-16).
 
Ahora pregunto ¿si se acepta que la presencia de Dios reposaba en el Arca del Pacto (1 Sam 6:19-21; Salmo 132:7-8) porque no aceptan la posibilidad de la presencia de Cristo en los elementos Eucarísticos?
 
 
Porque si vamos al asunto del Arca, tenemos un paralelismo con la Eucaristía. Ya que así como Uza fue castigado con la muerte (2 Sam 6:6-7) por infringir el mandamiento de Dios de no tocarla (1 Cr 15:15), asimismo Dios castigó gente por tomar la Cena indignamente con enfermedad y muerte (1 Cor 11:27-30).
 
Vayamos a 1 Cor 10:6,
 
Ταῦταδὲ τύποι ἡμῶνἐγενήθησαν, εἰςτὸ μὴ εἶναιἡμᾶςἐπιθυμητὰςκακῶν, καθὼςκἀκεῖνοιἐπεθύμησαν.
 
Estas cosas sucedieron como ejemplo para nosotros, a fin de que no codiciemos lo malo, como ellos lo codiciaron.
 
Es interesante que el verso emplee la palabra "typos" (en plural) que quiere decir algo que sucedió en el A.T. que esconde realidades espirituales y que se va REVELANDO en el proceso de revelación progresiva, luego de aqui empieza con en el cap 11 a tratar el tema de la Santa Cena, (Antetipos) la revelación completa es Cristo y su presencia en la Santa cena.
 
Otra objeción hacia la Transusbstanciación es decir que repetimos el Sacrificio de Cristo una y otra vez.
A esto respondemos que la Eucaristía es una PROYECCIÓN del Sacrificio de Cristo que hacemos en el tiempo.
 
Para concluir la explicación:
 
 
Cristo físicamente está en el cielo pero hipostáticamente en los elementos coincidiendo con la explicación dada en el catecismo:
 
 
1376 El Concilio de Trento resume la fe católica cuando afirma: "Porque Cristo, nuestro Redentor, dijo que lo que ofrecía bajo la especie de pan era verdaderamente su Cuerpo, se ha mantenido siempre en la Iglesia esta convicción, que declara de nuevo el Santo Concilio: por la consagración del pan y del vino se opera el cambio de toda la substancia del pan en la substancia del Cuerpo de Cristo nuestro Señor y de toda la substancia del vino en la substancia de su sangre; la Iglesia católica ha llamado justa y apropiadamente a este cambio transubstanciación" (DS 1642).
 
 
1412 Los signos esenciales del sacramento eucarístico son pan de trigo y vino de vid, sobre los cuales es invocada la bendición del Espíritu Santo y el presbítero pronuncia las palabras de la consagración dichas por Jesús en la última cena: "Esto es mi Cuerpo entregado por vosotros...Este es el cáliz de mi Sangre..."
 
 
1413 Por la consagración se realiza la transubstanciación del pan y del vino en el Cuerpo y la Sangre de Cristo. Bajo las especies consagradas del pan y del vino, Cristo mismo, vivo y glorioso, está presente de manera verdadera, real y substancial, con su Cuerpo, su Sangre, su Alma y su Divinidad (cf Cc. de Trento: DS 1640; 1651).
 
 
La palabra "hipóstasis" es una palabra alejandrina correlativa a la aristotélica "Usia" que al español se traduce por "esencia" ("sustancia" en las traducciones Bíblicas -ver Heb 1:3- , en este estudio debido a las traducciones –Vulgata primeramente- se toman por sinónimos).
 
Todo elemento está compuesto por sustancia y accidentes siendo estos una unidad.
 
La esencia/sustancia es lo que hace que una cosa sea esa cosa y no otra, y el conjunto de accidentes son la representación de la esencia. Por ende en el caso de que una falte esto es lo que acontecería:
 
 
La sustancia sin accidentes es ininteligible, y los accidentes sin sustancia son inexistentes.
 
 
Por lo tanto después que el ministro consagra los elementos haciendo memoria del Sacrificio Redentor, la esencia de los mismos cambia a la de Cristo mientras la forma se mantiene.
 
El Pan mantiene la forma pan pero con la esencia del Cuerpo de Cristo, y el vino mantiene la forma de vino pero con la esencia de la Sangre de Cristo.
 
 
Como valoración podemos aducir que la postura Católicorromana es la correcta. No solo por admitir la presencia de Cristo en los elementos sino por cumplir el mandamiento de hacerlo también como memorial (CIC 1341), pero con una excesiva carga aristotélica a la hora de explicar detalladamente el proceso de cambio de esencia/sustancia debido a que el idioma en el cual se formuló el Dogma, no es el idioma en el cual los Escritores Sagrados nos transmitieron los misterios celestiales en la Palabra de Dios.
 
 
Para conocer la mentalidad Católicorromana con respecto a la Eucaristía, subsanar las diferencias idiomáticas, afirmar lo expresado en este estudio, y destruir las falacias de espantapájaros de los detractores (poniendo palabras en boca de la Iglesia las cuales nunca ha pronunciado) presento como evidencia a santo Tomás en su secuencia de Corpus Christi. 
El cual siendo contemporáneo al IV Concilio de Letrán (1215 DC) toma dicha ordenanza del Señor como Dogma, Símbolo, Memorial, admite la Esencia de Cristo en los Elementos, dice que lo vemos con la Fe (permanencia de la forma de los Elementos). Aparte de mostrar la transmisión de dicho Conocimiento por medio de la Iglesia.
 
 
SECUENCIA DE CORPUS CHRISTI (Santo Tomás de Aquino)
 
 
Al Salvador alabemos, que es nuestro pastor y guía. 
Alabémoslo con himnos y canciones de alegría.
 
 
Alabémoslo sin límites y con nuestras fuerzas todas; 
pues tan grande es él Señor, que nuestra alabanza es poca.
 
 
Gustosos hoy aclamamos a Cristo, que es nuestro pan. 
pues El es el pan de vida que nos da vida inmortal.
 
 
Doce eran los que cenaban y les dio pan a los doce. 
Doce entonces lo comieron, y, después, todos los hombres.
 
 
Sea plena la alabanza y llena de alegres cantos;
que nuestra alma se desborde en todo un concierto santo.
 
 
Hoy celebramos con gozo la gloriosa institución 
de este banquete divino, el banquete del Señor.
 
 
Esta es la nueva Pascua, Pascua del único Rey, 
que termina con la alianza tan pesada de la ley.
 
 
Esto nuevo, siempre nuevo, es la luz de la verdad. 
que sustituye a lo viejo con reciente claridad.
 
 
En aquella última cena Cristo hizo la maravilla 
de dejar a sus amigos el memorial de su vida.
 
 
Enseñados por la Iglesia, consagramos pan y vino, 
que a los hombres nos redimen, y dan fuerza en el camino.
 
 
Es un dogma del cristiano que el pan se convierte en carne, 
y lo que antes era vino queda convertido en sangre.
 
 
Hay cosas que no entendemos, pues no alcanza la razón; 
mas si las vemos con fe, entraran al corazón.
 
 
Bajo símbolos diversos y en diferentes figuras, 
se esconden ciertas verdades maravillosas, profundas.
 
 
Su sangre es nuestra bebida; su carne, nuestro alimento; 
pero en el pan o en el vino Cristo esta todo completo
 
 
Quien lo come, no lo rompe, no lo parte ni divide; 
El es el todo y la parte; vivo esta en quien lo recibe.
 
 
Puede ser tan solo uno el que se acerca al altar, 
o pueden ser multitudes: Cristo no se acabará.
 
 
Lo comen buenos y malos, con provecho diferente; 
no es lo mismo tener vida que ser condenado a muerte.
 
 
A los malos les da muerte, a los buenos les da vida. 
¡Qué efecto tan diferente tiene la misma comida!
 
 
Si lo parten, no te apures sólo parten lo exterior; 
en el mínimo fragmento entero late el Señor.
 
 
Cuando parten lo exterior, sólo parten lo que has visto; 
no es una disminución  de la persona de Cristo.
 
 
El pan que del cielo baja es comida de viajeros. 
Es un pan para los hijos. ¡No hay que tirarlo a los perros!
 
 
Isaac, el inocente, es figura de este pan, 
con el cordero de Pascua y el misterioso maná.
 
 
Ten compasión de nosotros, buen pastor, pan verdadero. 
Apaciéntanos y cuídanos y condúcenos al cielo.
 
 
Todo lo puedes y sabes, pastor de ovejas divino. 
Concédenos en el cielo gozar la herencia contigo.
 
 
Amén.
 
 
Habla de conversión de los elementos como  Memorial:
 
 
“En aquella última cena Cristo hizo la maravilla 
de dejar a sus amigos el memorial de su vida.”
 
 
Y la transmisión del conocimiento:
 
 
“Enseñados por la Iglesia, consagramos pan y vino, 
que a los hombres nos redimen, y dan fuerza en el camino”
 
 
Lo menciona como Dogma:
 
 
“Es un dogma del cristiano que el pan se convierte en carne, 
y lo que antes era vino queda convertido en sangre.”
 
 
Pero a su vez de Fe como medio, porque si la transformación de la forma de los Elementos fuese literal, no sería un Símbolo ni sería necesario ver con la Fe y no admitiría las carencias de la razón humana:
 
 
“Bajo símbolos diversos y en diferentes figuras, 
se esconden ciertas verdades maravillosas, profundas.
 
 
Su sangre es nuestra bebida; su carne, nuestro alimento; 
pero en el pan o en el vino Cristo esta todo completo
 
 
Hay cosas que no entendemos, pues no alcanza la razón; 
mas si las vemos con fe, entraran al corazón.”
 
 
Además reconoce la Esencia de Cristo en los Elementos cuando dice:
 
 
“Quien lo come, no lo rompe, no lo parte ni divide; 
El es el todo y la parte; vivo esta en quien lo recibe.
 
 
Puede ser tan solo uno el que se acerca al altar, 
o pueden ser multitudes: Cristo no se acabará.”
 
 
3- Para enriquecer el estudio citaré una reflexión y también palabras de San Pablo las cuales confirman esta postura:
 
Lo que sucede es que tenemos que ir de lo exegético a lo dogmático ese es el punto, Jesús dijo "esto es mi cuerpo" partiendo desde Juan 6 en adelante, pasando por la institución de la cena, realizando la hermenéutica gramatical-historica-teológica nos da una sola interpretación, luego vemos la historia y comentarios y lo siento pero da una sola interpretación, es mas que un simbolismo, NO ES LITERAL (Jesús no se transforma de manera visible en pan) pero tampoco se limita a lo espiritual, sino SACRAMENTAL.
 
1 Corintios 11:
 
27 De manera que cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor.
 
28 Por tanto, pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan, y beba de la copa.
 
29 Porque el que come y bebe indignamente, sin discernir el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para sí.
 
 
En el versículo 29 Pablo nos habla de quienes no disciernen el Cuerpo de Cristo.
La palabra discernir es "diakrino" compuesta por la preposición "dia" que significa "a través de", y "krino" que significa "juzgar".
La idea que nos da este vocablo en su contexto es el de estar en medio de algo separando una cosa de otra.
Dicho de otra manera si fuese un símbolo solamente no habría nada que discernir porque los elementos son pan y vino tanto en esencia como en forma.
Si ocurre un cambio literal de esencia y accidentes tampoco habría que discernir, ya que hablamos de carne y sangre en esencia y forma.
Pero si ocurre lo expresado a lo largo del estudio, un cambio de esencia pero no de accidentes el versículo cobra sentido porque tendríamos lo que discernir (estando en medio de algo), y porque quienes toman la Santa Cena indignamente ven pan y vino mientras ignoran las consecuencias de sus acciones debido a su falta de discernimiento por no acomodar lo Espiritual a lo Espiritual (1 Cor 2:13).
 
Aquí hay algo interesante.
 
Después de que Pablo menciona las Palabras de Consagración llama al Pan "Cuerpo de Cristo".
 
Esto refuta el argumento Protestante de que en los Evangelios dicen que después de consagrados los elementos Jesús los llama por su apariencia externa y no les dice "Mi Cuerpo y Mi Sangre".
 
Lo de Pablo es más ESPECÍFICO ya que él recibió DIRECTAMENTE de parte de Jesús tales Palabras después de Resucitar y las Escribe por el año 56 DC aprox.
 
Los Evangelistas relatan lo que se acuerdan antes de la Muerte de Cristo y unos años después en el tiempo (60 DC aprox.).
Ellos hablan a nivel general pero Pablo es mas ESPECÍFICO, recibió la información DIRECTAMENTE de Jesús y el lapso de tiempo de ocurrida entre la Última Cena y 1 Corintios es más corto.
 
4- Para finalizar, cuando hablamos de este tema hay que notar algo que pasa casi siempre desapercibido a la hora de leer a Juan que es el que más detalladamente habla de Jesús en lo tocante a sus diálogos.
 
Sabemos muy bien que Jesús dijo siete "YO SOY" pero hay uno en que hizo un énfasis especial.
 
Dejo los "YO SOY" primeramente y me dedicaré a tratar el que se distingue de los demás:
 
1- Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás (Juan 6:35).
 
2- Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida (Juan 8:12).
 
3- “Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos” (Juan 10:9).
 
4- “Yo soy el buen pastor; el buen pastor da su vida por las ovejas” (Juan 10:11).
 
5- “Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente” (Juan 11:25-26).
 
6- “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí” (Juan 14:6).
 
7- “Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador.” (Juan 15:1).
 
Como podemos apreciar Jesús usa figuras que decodificadas su significado convergen en Él, pero en el "YO SOY el Pan De Vida" tanto Jesús como Juan al registrarlo enfatizan el caracter Sustancial de esta afirmación:
 
Porque mi carne es VERDADERA comida, y mi sangre es VERDADERA bebida.(Juan 6:55).
 
 Para ampliar el panorama exegético y ver lo que significa VERDADERO vayamos a 1 Juan 5:20,
 
Y sabemos que el Hijo de Dios ha venido y nos ha dado entendimiento a fin de que conozcamos al que es VERDADERO; y nosotros estamos en aquel que es VERDADERO, en su Hijo Jesucristo. Este es el VERDADERO Dios y la vida eterna.
 
¿Acaso Jesús nos dió entendimiento para conocer a una figura?
 
¿Acaso Jesús no es el VERDADERO DIOS y es solo un espíritu y/o una deidad inferior?
 
Tomemos en cuenta el caracter antignóstico de Juan, que Escribió posteriormente a los otros Apóstoles en medio de dicha contrversia, y también que es el único Evangelio que no menciona la Consagración los Elementos Eucarísticos. ¿Por qué? 
 
La respuesta es simple: debido a que si los mencionaba, ellos se podrían aferrar a tales Elementos para tergiversar la Encarnación y aducir que "comer y beber" de Cristo era algo meramente simbólico y/o espiritual.
 
Vayamos a Juan 6:56,
 
ὁ τρώγων μου τὴν σάρκα καὶ πίνων μου τὸ αἷμα ἐν ἐμοὶ μένει, κἀγὼ ἐν αὐτῷ.
 
El que come mi carne y bebe mi sangre, en mí permanece, y yo en él.
 
Strong's Exhaustive Concordance
 
eat.
 
Probably strengthened from a collateral form of the base of trauma and tribos through the idea of corrosion or wear; or perhaps rather of a base of trugon and trizo through the idea of a craunching sound; to gnaw or chew, i.e. (generally) to eat -- eat.
 
 
Es interesante que el mismo diccionario Strong en su concordancia exhaustiva asocia "trogon" como una forma colateral de "trauma" y "tribos" dando la idea de un sonido crocante.
 
Aplicando esto a la Eucaristia si los Elementos Consagrados fueran los mismos sin cambio, o sea la celebración como algo meramente espiritual ¿como se podría comer y hacer crujir algo espiritual? Ya que esta en otro plano en relación a lo fisico.
 
P.D.: En Juan 15:1 Jesús se identifica como "la vid verdadera", pero aquí hay un contexto diferente debido a que en Juan 6 la comida que Jesús menciona se mastica (hay "trauma") porque las palabras de Jesús se proyectan en los Elementos Eucarísticos si vamos a la praxis, por lo cual mientras Jesús aclara que los que comieron el maná murieron, los que comen de Él no.

Él se compara con el mana y hace los contrastes respectivos, mientras cuando habla de Su Cuerpo y Sangre, no.
 
Mientras que en Jn 15 dicho contexto es tomado por figura por el hecho de que los Apóstoles son incluídos en el mismo y por no haber proyección física de tipo alguno.

Por eso no es arbitrario tomar como literal una cosa (Jn 6) y figura la otra (Jn 15).
 
En el siglo III Orígenes en su homilía 7 sobre Números dice:
 
 “Antes, el bautismo estuvo en enigma en la nube y en el mar; ahora la regeneración está claramente en el agua y en el Espíritu Santo. Entonces el maná era alimento en enigma, ahora claramente la carne del Verbo de Dios es verdadero alimento, como Él mismo dice: Mi carne verdaderamente es comida y mi sangre verdaderamente es bebida”
 
Dejo el enlace para descargarlo en alemán.
 
 
Podemos concluir con estas evidencias que negar la Transustanciación es un "coqueteo" con el gnosticismo.
 
 
Fuentes de apoyo:
 
1-“La naturaleza de la presencia de Cristo en la Cena del Señor, según Juan Calvino” por Edgar Moros Ruano
 
2-“La Transubstanciación y la Iglesia primitiva” por José Miguel Arráiz
 
 
 
5-" Street Eucharistic Fighters" de Eberth Anawim